Ratifican pedido de abrogación de normas para quemas

6

El incendio en la Chiquitania en 2019 fue uno de los mayores desastres ambientales registrados en la región. Y ayer, el fuego en el Parque Nacional Otuquis nuevamente pone en alerta al país, a la vez que genera el debate para ratificar la petición de abrogar lo que diferentes instancias denominaron las “normas incendiarias”, que avalan las quemas en el país.

“Los incendios producidos el año 2019 en la Amazonia y el Chaco boliviano significaron una pérdida irreparable de flora y fauna, que representa la quema de nuestra casa, por ello, esta situación no puede volver a repetir este año”, detalla el  Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade) en una carta de solicitud a la presidenta Jeanine Añez para que asuma “la abrogación del paquete de normas incendiarias, mediante las acciones legales que correspondan”.

En Bolivia, pese a la pandemia, ya se iniciaron actividades de chaqueos y quemas en diferentes regiones. Uno de los incendios que pone nuevamente en alerta al país es el del  Parque Nacional Otuquis, que persiste desde hace  días.

En este escenario, diferentes instancias llaman nuevamente a la defensa de las regiones de la Amazonia y Chiquitania frente al riesgo de nuevos incendios como los ocurridos en el 2019 que dejaron devastadas más de cinco millones de hectáreas.

“Las quemas fueron motivadas por intereses particulares vinculados al tráfico de tierras; la ampliación de la frontera agropecuaria para introducir ganado y exportar carne bovina a China; la ampliación de cultivos transgénicos para favorecer exclusivamente a los agronegocios, generando una situación de ecocidio rechazada por la población boliviana en su conjunto”.

Página Siete