Transgénicos no suben producción ni bajarían uso de agroquímicos

    Un estudio del diario estadounidense New York Times llegó a la conclusión de que el uso de transgénicos no ha aumentado la productividad ni ha reducido el uso de pesticidas en EEUU y Canadá en comparación con la situación que se registra en países europeos.

La mayor parte de Europa rechaza el cultivo de transgénicos, mientras que EEUU y Canadá los adoptaron hace 20 años. Al comparar los resultados en ambos continentes, utilizando datos independientes e investigaciones académicas se demuestra que el uso de transgénicos no cumplió con sus dos principales promesas, afirma el New York Times.

Los defensores de los transgénicos dijeron que cumplían dos objetivos principales: al hacer a los cultivos inmunes a los efectos de los herbicidas y resistentes a varias plagas, generarían más productividad y menos uso de pesticidas. El análisis del periódico señala que ninguna de las dos cosas se comprueba en la realidad.

EXPERTO BRASILEÑO

El investigador del gobierno brasileño, Francisco Aragao, explicó ayer en un foro realizado en la sede de Gobierno, que la introducción de los cultivos genéticamente modificados, más conocidos como transgénicos, reduce considerablemente el uso de pesticidas, que son dañinos para la salud.

“Productores que hacían 10 a 15 aplicaciones (de venenos) ahora hacen tres o cuatro”, dijo a ANF este doctor en biología molecular, investigador senior de la Empresa Brasileña de Pesquisas Agropecuarias (Embrapa-Cernagen), dependiente del gobierno de Brasil, y que se encuentra en La Paz para hacer una exposición magistral sobre el tema.

El experto explicó que Brasil empezó a usar biotecnología en los años 90 de forma legal, aunque los cultivos masivos se introdujeron a partir de 2004 o 2005 en el maíz, algodón y soya.

IMPORTACIONES

Relató que, revisando los periódicos de hace siete años, se puede advertir que Brasil tenía problemas para alimentar a los pollos y que el país se veía obligado a importar maíz argentino que era transgénico, algo que está ocurriendo actualmente en Bolivia.

“Ahora Brasil pasó de ser importador a uno de los más grandes exportadores de maíz, si vemos el incremento de productividad ha sido muchísimo”, dijo Aragao, que ofrecerá su exposición en el marco del evento “Alimentos ‘Triple B’, con Biotecnología: Buenos, baratos y bolivianos”, organizado por la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo) y el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE).

Aragao dijo que en Brasil, los transgénicos copan el 84% de producción de maíz, 94% de producción de soya y 74% de producción de algodón.

Frente a la resistencia de algunos grupos ecologistas al uso de la biotecnología, Aragao dijo que “la experiencia nuestra es que los eventos que pasaron evaluaciones de bioseguridad son seguros. Tienen un histórico de seguridad” y que por tanto no causan daño a las personas o a los animales.

El diario.


---------*---------
Scroll to Top