MAS descarta “depuración” interna, pero apunta con juicio a Jeanine Añez

4

“Unidad” de cara a los comicios de 2020. Con esa premisa, el MAS dejó de lado la “depuración de traidores”, pero en esas filas se insiste en tramitar un juicio de responsabilidades contra la presidenta Jeanine Añez, por los hechos de sangre de Senkata (El Alto) y Sacaba (Cochabamba).

La senadora Adriana Salvatierra negó que haya pugnas internas en el MAS y señaló que “no habrá ninguna depuración” en ese partido. Afirmó que en todo espacio político hay criterios divididos, pero “todo se debatirán en un fuero interno”, y luego la decisión final se hará conocer a través de un documento oficial.

Por su parte, Eva Copa, presidenta de Senado, manifestó: “Es importante la autocrítica, hubo mucha censura de algunos (ex) ministros, algunos que estaban en el entorno del (ex) Presidente… ya las cartas están en mesa y sólo nos queda encarar la elección”.

La semana pasada, algunos sectores del MAS plantearon una “purga de traidores” , en referencia a quienes negociaron y aceptaron que Añez asuma la Presidencia tras la dimisión de Evo Morales y el vacío de poder que se generó por ello.

Después de la salida del expresidente, el MAS se fraccionó en dos bandos. Uno, denominado “ala dura”, condicionó la pacificación a cambio del retorno de Morales; y el segundo, llamado “bloque conciliador”, encabezado por Copa, apostó por el diálogo, postura por la que la senadora fue calificada de “traidora”.

Copa dijo que “no podemos tapar el sol con un dedo”. “Es importante decir lo que pensamos, pues eso es parte de la democracia”, afirmó la legisladora, antes de dejar en claro que, por mostrar unidad, no permitirán discriminación contra sus colegas.

El sábado, en ampliado extraordinario, el MAS no incluyó en sus resoluciones la “depuración de traidores”. Resolvió, en cambio, ir “en unidad” a los comicios de 2020, con la misión de lograr una victoria y obtener una mayoría y si es posible, los dos tercios en el Legislativo.

Ese día, Morales -en contacto telefónico desde Cuba- pidió a sus seguidores “unidad” y aseguró que “nuevamente vamos a ganar en la primera vuelta”.

En ese encuentro, el MAS también decidió un juicio de responsabilidades contra Añez e interpelaciones a los ministros de Gobierno, Arturo Murillo, y de Defensa, Fernando López.

Salvatierra afirmó que existen “pruebas contundentes” para iniciar un juicio de responsabilidades contra Añez y sus ministros. Por tanto, advirtió que no desistirán de ese objetivo.

Según la legisladora, la primera prueba en contra de la Jefa de Estado es el Decreto 4078, que exime de responsabilidades a las Fuerzas Armadas, y que fue abrogado el 28 de noviembre. “Son más de 34 personas que han fallecido producto de la intervención militar, la misma CIDH advirtió”, dijo Salvatierra.

El MAS también se ampara en el Decreto 4100, que dispone una indemnización económica para las víctimas de la violencia poselectoral.

El diputado Lino Cárdenas (MAS) insistió en que hay suficientes elementos para llevar adelante un juicio de responsabilidades y advirtió que no se rendirán en esa demanda por los muertos en Senkata y Sacaba.

El constitucionalista Luis Vásquez Villamor afirmó que las peticiones del MAS son contradictorias, porque por un lado demandan una ley de la impunidad e indulto, y por el otro quieren llevar a juicio a la Presidenta, por hechos en los que los masistas son los principales protagonistas de la violencia que se registró.

“Esto es parte del cinismo del MAS. Por un lado, quieren perdón para Evo, que cometió delitos, y juicio para Jeanine. Esto es inaceptable, inentendible. El MAS debería de mostrar dignidad. La paz, que todos los bolivianos anhelamos, no se construye sobre impunidad. La paz se hace sobre la base de justicia”, manifestó Vásquez.

Pagina Siete.