Al menos 10 ministros se perfilan para ser cambiados

Al menos 10 de los 20 ministros de Estado tuvieron conflictos de diferente índole durante esta gestión motivo por el que se perfilan para un posible cambio por otras autoridades. El presidente Evo Morales es quien decidirá quienes se van o quienes continúan en estos cargos en el 2018.

Ariana Campero, ministra de Salud; Milton Claros, ministro de Obras Públicas; Mario Guillen, ministro de Economía; Rafael Alarcón, ministro de Energía; Alberto Sánchez, ministro de Hidrocarburos, Eugenio Rojas, ministro de Desarrollo Productivo; Fernando Huanacuni, ministro de Relaciones Exteriores; Reymi Ferreira, ministro de Defensa; Gisela López ministra de Comunicación y René Martinez ministro de la Presidencia, son los que registraron inconvenientes durante esta gestión, de acuerdo a un análisis de conflictividad que realizó EL DIARIO.

SALUD

En el caso del área de Salud el conflicto derivó en un paro indefinido de los médicos desde el pasado 23 de noviembre, debido a la creación de la autoridad de Fiscalización y Control de Seguridad de Seguridad Social, mediante la aprobación del Decreto Supremo 3385 aprobado en noviembre.

Posteriormente se promulgó el nuevo Código de Sistema Penal, donde se observó el artículo 205, que a criterio de los galenos los criminaliza y aplica sanciones sin tomar en cuenta la situación de la salud en el país, los médicos están pidiendo la renuncia de la ministra del área, Ariana Campero.

DESFALCO

El desfalco millonario al Banco Unión, entidad financiera del Estado, que se dio a conocer el pasado 27 de septiembre, puso en vilo al ministro de Economía, Mario Guillén, puesto que siendo cabeza del sector tuvo que conocer de los movimientos que se realizaban en la entidad estatal.

Las autoridades de esa cartera de Estado afirmaron que el principal implicado, Juan Pari, burló tres sistemas internos de seguridad y uno externo. ¿Cómo es que en 10 meses no se vio salir 37 millones de bolivianos? es la pregunta que no termina de ser respondida; la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI) dio cuenta de 131 transacciones realizadas por el principal implicado en los que fingía egresos de dinero de un cajero automático que no existía.

CORRUPCIÓN

El Ministerio de Hidrocarburos tuvo que enfrentar un contrato irregular con la empresa italiana Drillmec y Yacimientos De Petrolíferos Fiscales Bolivianos por la compra de taladros por $us 130 millones, además de la anulación de la adjudicación del millonario contrato con Tecnimont tras detectarse varias anormalidades. Si bien en el primer caso no hubo daño económico, sí se evidenciaron irregularidades para favorecer a la empresa.

En marzo, la empresa Corsán Corviam dejó paralizada las construcciones de la carretera Ixiamas-San Buenaventura luego de haber recibido $us 49,9 millones de un total de $us 136,9 millones.

La misma empresa española estaba a cargo de la construcción de la hidroeléctrica de Miguillas, en ese caso la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE) rescindió el contrato con la firma por “deficiencias en el proyecto” de la construcción de la hidroeléctrica. Este contrato tenía un valor de $us 397,9 millones.

Por estos casos los ministros de Obras Públicas, Milton Claros y de Energía, Rafael Alarcón, fueron cuestionados debido a que firmaron contratos con una empresa que no es seria.

Por otra parte, el ministro de Desarrollo Productivo, Eugenio Rojas, fue interpelado por la Asamblea Legislativa por las presuntas perdidas económicas de la empresa estatal Quipus, tomando en cuenta que los equipos que oferta esta empresa se encuentran en los almacenes. Son alrededor de 27.750 celulares de la serie Thinku LTE y 3.000 de la serie Heka 3G. De estos, fueron vendidos 3.299 y 552 respectivamente.

Además de los conflictos que se registraron en la localidad de Achacachi, los vecinos exigían la renuncia del alcalde Edgar Ramos por los presuntos hechos de corrupción, en este caso Rojas salió en su defensa.

Por su lado, el canciller, Fernando Huanacuni, también tuvo problemas durante esta gestión, ya que desde enero del año en curso hasta noviembre se emitieron más de 130 memorandos de despido a funcionarios administrativos, cónsules y asesores jurídicos. Además de que se generaron denuncias de corrupción en el interior de esta instancia, los cuales no fueron aclarados por la autoridad.

La ministra de Comunicación, Gisela López también fue cuestionada debido a los problemas internos que se generaron en esa instancia y los medios estatales del Estado, en junio se evidenció irregularidades en el canal estatal Bolivia TV, se reveló que en el proceso de investigación interna incluso se intentó provocar un incendio en ese medio de comunicación para tratar de hacer desaparecer las evidencias de las irregularidades.

Por último los ministros de Defensa Reymi Ferreira y el de Presidencia René Martinez están delicados de salud, el titular de Defensa tuvo que salir del país para tratarse un tumor en los pulmones. En el caso de Martinez se conoce que también se encuentra delicado por lo que es posible su cambio.

GABINETE POLÍTICO

Por su parte el ex ministro de Gobierno, Hugo Moldiz indicó, que a partir de la siguiente gestión se debe hacer un balance entre las tareas de gestión y lo político, tomando en cuenta que se aproximan las elecciones generales.

“Si bien hay que garantizar la gestión que es una tarea principal del gabinete, y habría que pensar otros mecanismos que tiendan a fortalecer el trabajo político, existe la suficiente cantidad de gente que puede acompañar y enriquecer el trabajo de campaña, estamos hablando de un gabinete técnico, aunque el próximo año el gabinete debe ser predominantemente político”, explicó la exautoridad.


---------*---------
Scroll to Top