Valor de las acciones de Cotel cae de $us 1.500 a sólo 453

El valor de las acciones o certificados de aportación de la Cooperativa de Telecomunicaciones de La Paz (Cotel) cayó de 1.500 dólares a sólo 453 de la misma moneda, hasta el cierre de 2018. Si continúa con esa tendencia, en tres años pueden no valer nada.

Los estados financieros de la cooperativa, a los que tuvo acceso Página Siete, muestran que el valor de las acciones comenzó a caer desde 2014, aunque ya por entonces se había depreciado y se cotizaba en 736 dólares. Los 453 dólares actuales es el monto en el que están valuadas las líneas titular, gemela y trilliza, con las que cuenta cada socio.

“La tendencia es el incremento de la pérdida en cada gestión, hay una disminución permanente del patrimonio desde 2009. Se tiene una pérdida de más de 50% del valor de los certificados de aportación porque se están consumiendo los aportes de los socios”, declaró un exfuncionario de la cooperativa telefónica, quien pidió no ser identificado.

Los estados financieros a 2018 muestran que Cotel tiene un “mercado cautivo” de 156 mil socios. En la actualidad, la principal fuente de ingresos de la cooperativa es la provisión de servicio de televisión por cable, con unos 60.000 usuarios. Sin embargo, a fines del año pasado se advirtió una desaceleración del crecimiento del sector y cada vez menos clientes activos.

Por la venta de TV cable, Cotel factura en promedio 11,5 millones de bolivianos por mes, de los que 5,5 millones son destinados al pago de las señales, y dos millones van a Impuestos. Sobre el saldo, ni los cuatro millones de bolivianos que quedan de esa recaudación son suficientes para cubrir la planilla mensual de sueldos, que supera los ocho millones, según la documentación.

Los ingresos que la cooperativa percibe por otros servicios (telefonía e internet) cubren con dificultades las facturas de luz y agua, que cada mes superan el medio millón de bolivianos.

“Las acciones en lo nominal cuestan 1.500 dólares, pero en lo real no valen ni 500, basta con fijarse en el periódico. No podemos decir en cuánto tiempo se depreciará a cero, pero ese es el precio actual por las tres líneas”, indicó Marco Antonio Gutiérrez, quien entre 2017 y la presente gestión fungió como consejero de vigilancia de El Alto.

Gutiérrez denunció que fue sacado de su cargo antes de cumplir la gestión que dispone el estatuto de la cooperativa. Asimismo, manifestó que la asamblea del viernes 28 de mayo, en la que Fernando Dips fue reelegido como gerente, se llevó a cabo de forma irregular y sin la presencia mayoritaria de los socios.

Luego de esa sesión, algunos de los propietarios de los certificados de aportación firmaron una petición de informe sobre la forma en la que la asamblea fue convocada y las circunstancias en las que Dips fue reelegido.

“De lo que costaba 1.500 dólares a que valga 400 y tantos dólares es preocupante. Cuando uno quiere vender, Cotel obliga a vender la titular, la gemela y trilliza”, declaró Edith Montenegro, socia de la cooperativa y firmante de la petición de informe para que se dé explicaciones de la situación de Cotel.

Una opinión parecida fue la de Iván Díaz Ponce, exasesor en el Consejo de Administración de Cotel y socio de la cooperativa, quien aseguró que la depreciación de las acciones es motivo de preocupación para los socios.

“En tres años, las acciones no van a tener valor y Cotel va a estar en una situación de quiebra. Ahora se debe dos meses de sueldo a los trabajadores, esa es la situación de Cotel”, señaló.

El patrimonio y las deudas

En los estados financieros auditados, se advierte que 2018 cerró con una deuda de más de dos millones de bolivianos, que afectan el patrimonio neto de Cotel.

Al respecto, el socio y auditor Víctor Cortez Maldonado aseguró que la “mala administración” de la telefónica pone en riesgo las acciones de los socios y el patrimonio de la cooperativa.

“Cotel está en una economía al borde del abismo, por la mala administración y la corrupción. Nuestro patrimonio ha sido despilfarrado, lo que hace que el valor de la acción caiga y los socios no recibamos ningún beneficio, como el seguro mortuorio o las facilidades para el internet, que tienen socios de otras cooperativas del país”, afirmó Cortez.

De acuerdo con los informes presentados en la asamblea ordinaria sobre los estados financieros de 2017, el déficit económico o pérdida de ese periodo se calculó en 119 millones de bolivianos, una cifra que el año pasado subió a 133 millones.

Con relación al patrimonio, hasta 2017 el neto se situó en 745 millones de bolivianos, que al cierre de la gestión pasada disminuyó hasta los 630 millones de bolivianos, la razón por la cual las acciones perdieron valor.

Los estados financieros de la cooperativa

Ingresos Al cierre de la gestión 2018, los ingresos de Cotel se calcularon en 239 millones de bolivianos, es decir, 25 millones menos que en 2017 (Bs 264 millones).

Egresos Los registros contables de la cooperativa muestran que 2018 cerró con 372 millones de bolivianos; 11 millones de bolivianos menos que en la gestión 2017 (383 millones de bolivianos).

Pérdidas La gestión 2017 cerró con unas pérdidas calculadas en 119 millones de bolivianos. Esa cifra subió en 14 millones de bolivianos el año pasado (Bs 133 millones).

Acumulada La pérdida acumulada de la cooperativa, hasta fin de 2018, se calculó en 2.121 millones de bolivianos. Entre 2017 (Bs 1.940 millones) y el año pasado creció en 181 millones de bolivianos.

Fernando Dips es reelegido en medio de polémica

Por segunda gestión consecutiva, Fernando Dips fue reelegido como gerente general de Cotel el 28 de mayo, en una asamblea que se llevó a cabo en el Teatro al Aire Libre y que fue calificada por los entrevistados como “fraudulenta”.

“La asamblea fue convocada repentinamente, con masiva participación de los trabajadores y casi no dejaron ingresar a los socios. Ese día (martes 28 de mayo) las oficinas cerraron en la tarde, para que los trabajadores asistan y ratifiquen a Dips”, denunció el socio y exauditor de Cotel, Víctor Cortez.

Los socios consultados manifestaron que el actual gerente ofreció al sindicato un terreno de propiedad de la cooperativa, ubicado en Rosasani, para que dé su aval para otra gestión.

“Dips ha dicho (al sindicato): ‘Si me hacen nombrar en la gerencia, inmediatamente voy a darles una vivienda’. Ha dicho que tiene un plan para construir un condominio en Rosasani. En la asamblea se ha presentado una solicitud sobre esos terrenos, que son de propiedad de los socios, para que se transfieran a los trabajadores”, aseguró Cortez.

Página Siete se comunicó con el secretario general de la cooperativa, para conocer su versión sobre la asamblea y la situación de Cotel, pero el funcionario aseguró que estaban en reuniones y no podría atender la llamada.

Los socios que participaron de la asamblea firmaron una petición de informe de esa sesión y una rendición de cuentas de la cooperativa, aunque su solicitud hasta la fecha no fue atendida.

Pagina Siete.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat