Desaguadero: alistan plan contra el comercio de fármacos ilegales

Ante el descubrimiento de una red que vendía medicamentos falsos y de contrabando en la zona de Desaguadero, las autoridades locales de Perú y Bolivia anunciaron que se tomarán medidas para mejorar el control y luchar contra este tipo de negocios ilegales.

Perú adelantó que comprará cámaras de seguridad para combatir la inseguridad. Bolivia dijo que una de las debilidades es el cambio constante de guardias fronterizos. El alcalde de Desaguadero del lado peruano, Isidoro Mendoza, dijo que con autoridades de Bolivia se realizan reuniones para tratar diferentes conflictos, entre ellos seguridad ciudadana y educación. Indicó que el tema de la falsificación de medicamentos será parte de la agenda de la siguiente reunión.

“(…)Nos preocupa mucho porque estos medicamentos los venden de manera indiscriminada, porque esto debería ser autorizado por farmacias o por algunas (instituciones) responsables. Sin embargo, tendremos que batallar nosotros, las autoridades, Aduanas, Policía, la Marina y así podremos combatir (este ilícito)”, dijo.

Mendoza indicó que como municipio peruano cuenta con un plan para lidiar contra la inseguridad ciudadana. “Tenemos proyectos encaminados por el Gobierno peruano para buscar, por lo menos, un financiamiento para tener cámaras de seguridad y vigilancia, y así poder auxiliar y atender a las personas”, sostuvo. “Estamos trabajando en el tema de seguridad y las cámaras nos podrán ayudar para erradicar el tema del tráfico de medicamentos”, añadió.

La concejala de Desaguadero del lado boliviano Ester Quispe aclaró que si bien se allanó un negocio en la frontera, en el mismo estaban involucrados extranjeros. “Lamentablemente, uno cuando alquila un ambiente en su casa no sabe a quién. Los que están detenidos por esos medicamentos no son bolivianos, son de Perú, son extranjeros”, dijo.

Expresó que en una reunión junto al alcalde peruano se evidenció que hay problemas con el resguardo policial. “Dijimos que en Desaguadero Bolivia se ha reducido la cantidad de efectivos de la Policía. Eran 40, ahora son 20, a veces el jefe de frontera coordina cómo se trabajará, cuál será la hermenéutica en coordinación con el municipio y el resto de las autoridades, pero lamentablemente el jefe departamental hace un cambio constante”, lamentó. Según la concejala, estos cambios no permiten ejecutar ningún plan municipal sobre el resguardo de fronteras. Dijo que solicitará reunión con el director departamental de la Policía.

Pagina Siete.

Publicidad
FmBolivia