Califican de urgente movilizar recursos para la Agenda 2030

1

Movilizar un volumen suficiente de recursos para cumplir con los objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible sigue siendo un desafío central a nivel global y también para América Latina y el Caribe, en especial en un contexto internacional en que la dinámica de crecimiento, tanto regional como mundial, el aumento de los riesgos financieros y la incertidumbre no favorecen el financiamiento para el desarrollo, señala una nota de la ONU.

Así lo indican más de 60 organizaciones lideradas por las Naciones Unidas, entre ellas el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial, la Organización Mundial de Comercio (OMC) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), en el Informe para el Financiamiento del Desarrollo Sostenible 2019 (Financing for Sustainable Development Report), dado a conocer recientemente.

El documento, coordinado por la Oficina de Financiamiento para el Desarrollo Sostenible del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU (DESA, por sus siglas en inglés), plantea la necesidad de tomar conciencia y acciones concretas ante la urgencia de esta problemática.

Indica que si bien se aprecian signos positivos –como el fortalecimiento de la inversión en algunos países, el alza de las tasas de interés asociadas a inversiones sostenibles y el hecho de que el 75 % de los inversionistas individuales están interesados en el impacto de sus inversiones sobre el planeta–, las emisiones de gases de efecto invernadero crecieron 1,3 % en 2017, la inversión en muchos países está cayendo y 30 naciones en desarrollo tienen alto riesgo o dificultades financieras.

«Si bien los obstáculos para movilizar el gran volumen de recursos necesario para cumplir con la Agenda 2030 no son menores, existen oportunidades que los países deben explorar y explotar para superar las restricciones existentes de financiamiento sostenible. Con este fin, los gobiernos pueden y deben comprometerse con el multilateralismo, la mitigación del impacto del cambio climático, y una gobernanza internacional favorable a los Objetivos de Desarrollo Sostenible» señaló la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena.

AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

En el caso de América Latina y el Caribe, un contexto internacional más complejo para la movilización de recursos se suma a escenarios fiscales complicados y bajas tasas de ahorro nacionales, lo que implica la necesidad de reformas integradas y sostenidas en el ámbito de las finanzas públicas que apunten a asegurar la solvencia del sector público, a proteger la inversión, a cautelar los logros sociales y a ampliar los recursos tributarios.

Estas acciones en materia fiscal deben complementarse con un aumento de la inversión privada que permita volver a alcanzar tasas de crecimiento económico altas y estables. El comportamiento de la inversión no solo afecta el ritmo y la tasa de acumulación de capital, sino que también se relaciona directamente con la dinámica de la productividad.

Según el informe, el panorama del financiamiento para el desarrollo se caracteriza por cambios relacionados con la creciente participación de nuevos actores y fuentes de financiamiento, entre las que figuran la filantropía, organizaciones no gubernamentales (ONG), fondos para el clima, mecanismos de financiamiento innovadores e iniciativas de cooperación Sur-Sur, que está jugando un papel central en la implementación de la Agenda 2030.

El Diario.