Hospital de la Mujer suspende cirugías por colapso de desagüe

El Hospital de la Mujer de La Paz está en crisis. Desde el viernes, los médicos de este nosocomio suspendieron todas las cirugías ante el colapso del sistema de alcantarillado de las tres salas de quirófano. Según los galenos, cuatro incubadoras se arruinaron, dos ambulaciones no cuentan con choferes y ya no hay espacio en la unidad de Terapia Intensiva. El ministerio de Salud compromete ayuda.

“Lamentablemente no estamos realizando cirugías desde el viernes. El alcantarillado de los quirófanos ha colapsado y por esa razón se inundaron las salas. Estamos en crisis”, aseguró preocupado el médico de guardia del Hospital de la Mujer, Gustavo Marconi.

De acuerdo a otra de las funcionarias del nosocomio paceño, la unidad de quirófano colapsó el pasado viernes. “Estábamos en sala y de pronto al caminar nos dimos cuenta que la cerámica se hundía. Pasábamos por un lugar y saltaban las cerámicas”, recordó la profesional.

Explicó que luego de llamar al personal de mantenimiento, los técnicos informaron que las cañerías se arruinaron y colapsaron. “Ya no pudimos más, por lo que decidimos suspender las cirugías”, añadió.

Página Siete visitó ayer las tres salas de quirófano del nosocomio y observó que se sacó la cerámica. Según los galenos, se realizan arreglos en el lugar, pero ayer en la mañana no se vio a los trabajadores que realizan esa labor.

En otro ambiente se encontraban amontonados todos los equipos que se usan en los tres quirófanos. Algunos de los aparatos están obsoletos y ya están por cumplir su ciclo de vida, como la silla del anestesiólogo y la estufa.

Según Marconi, en esos ambientes cada día se realizan entre seis a ocho cesáreas, además de entre tres a cuatro cirugías de otra índole, por ejemplo, extirpaciones de tumores. “Por lo general en las tres salas se atiende 10 pacientes por día”, detalló.
Equipos que se usan para cirugías amontonados en una sala.

El médico aseguró que el Hospital de la Mujer es de tercer nivel y se encarga de recibir pacientes de todos los municipios del departamento de La Paz. “Pero ahora como estamos sin servicio, estamos derivando otra vez al segundo nivel”, expresó.

Contó que en un principio se tuvo dificultades para derivar a los pacientes, muchos de ellos corrían riesgo. Pero, felizmente, desde el domingo, nosocomios públicos de segundo nivel e incluso la Seguridad Social empezaron a recibir a los pacientes.

“Los hospitales de La Portada, Cotahuma, La Paz (Garita de Lima) y el Materno Infantil de la Caja Nacional de Salud (CNS) nos están cooperando y están recibiendo a las pacientes”, dijo.

El secretario ejecutivo del Sindicato Médico y Ramas Afines del sector público (SIRMES) La Paz, Fernando Romero, dijo que no sólo se sufre con ese problema, sino también que existe otro. “Tenemos dos ambulancias nuevas, pero sin choferes”, apuntó. Aseguró que la situación en ese nosocomio es “realmente crítica”.

“Para derivar a nuestros pacientes que llegan por cirugía, debemos hacer malabares para conseguir un chofer. En este hospital tenemos un conductor y él generalmente está ocupado. No sabemos cómo derivar pacientes. Estamos alarmados porque hay riesgo de que ocurra un desenlace fatal”, añadió.

Además de esa carencia hay otras dos, aseguró Romero, ginecólogo de dicho nosocomio. Son la falta de camas en la unidad de Terapia Intensiva y la carencia de incubadoras.
Personal médico usa ligas para sostener las incubadoras.

“Tenemos dos pacientes delicadas que están en otros ambientes porque no hay espacio en la sala de Terapia Intensiva, ya que las tres camas del nosocomio están llenas”, añadió.

Precisó que en la sala de neonatología, cuatro incubadoras están en mal estado. Indicó además otros cuatro ventiladores están en desuso por falta de repuestos.

Las bandejas donde se colocan a los niños y los cascos cefálicos para dar oxígeno a los bebés están rotas. “Debemos colar con cinta adhesiva para seguir dando utilidad a estos equipos”, dijo.

Este medio observó que algunas incubadoras son sostenidas con pedazos de ligas para evitar que los bebés se caigan.

Según el director interino del nosocomio, Víctor Hugo Jiménez, este conflicto se resolverá hasta el miércoles. “El cierre de quirófano se debe a un problema de mantenimiento”, dijo.

La ministra de Salud, Gabriela Montaño, dijo que los problemas de este hospital deberían ser resueltos por la Gobernación de La Paz. Pero, la autoridad aseguró que el Gobierno ayudará para solucionar las carencias de este nosocomio.

“Hemos instruido que un equipo se contacte (con el hospital) para ver si con el apoyo del Ministerio de Salud se pueda atender esta situación. Para que se reinstale el servicio, que es muy importante”, puntualizó Montaño.

El Diario.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más