En dos años, Luis Arce gobernó con 22 ministros, sólo 4 son afines al ala evista

Este martes, el presidente Luis Arce cumplirá su segundo año de mandato. Durante este tiempo gobernó junto a 22 varones y mujeres, de los cuales sólo cuatro provienen de organizaciones sociales afines a Evo Morales. Pese a los constantes ataques a su gabinete, el primer mandatario mantiene en el cargo, desde el inicio de su gestión, a 13 de sus ministros.

La coyuntura encuentra al MAS en medio de una pugna interna entre el ala dura, afín a Morales, y la renovadora, que apoya los liderazgos de Arce y David Choquehuanca. Para limar asperezas, el 13 de octubre, Arce y Morales, junto a algunos ministros y dirigentes del MAS, se reunieron en la Gobernación de Cochabamba. Se preveía reiterar a Arce el pedido de cambiar su gabinete, pero la reunión entró en cuarto intermedio.

Pese a las tensiones, para celebrar el segundo año de Gobierno, las organizaciones sociales convocaron a una marcha de apoyo a Lucho y David. La movilización se realizará mañana luego que el Primer Mandatario brinde su informe anual en la Asamblea Legislativa Plurinacional.

Los 6 de Arce que Evo fustiga

La semana pasada, en su programa radial, Morales arremetió contra el gabinete de Arce, a quienes acusó de causar daño, de llevar a cabo un supuesto “plan negro” y de “destrozar” y “acabar” con el MAS y él mismo.

“Siento que en el equipo de Lucho no hay mucha conciencia. No sé si es por falta de ubicación política. Los problemas que se presentan acá, en el Trópico, es culpa de sus ministros”, dijo el exmandatario.

Los ministros blancos de sus ataques son Néstor Huanca, de Desarrollo Productivo; María Nela Prada, de Presidencia; Edgar Pary, de Educación, Iván Lima, de Justicia; Eduardo del Castillo, de Gobierno; Édgar Montaño, de Obras Públicas; Marcelo Montenegro, de Economía; y Edmundo Novillo, de Defensa.

Las ocho autoridades son parte del entorno cercano de Luis Arce y fueron designadas como parte del gabinete técnico que prometió en su posesión. A excepción de Pary, todos están en el cargo desde 2020.

Algunos, como Lima, no son militantes inscritos del MAS. Otros, como Del Castillo, Huanca o Prada, carecen de la simpatía por no provenir de una organización social o sindical. A Del Castillo, junto a Novillo, se los acusó de conspirar contra Morales y de proteger al narcotráfico.

Para Prada y Montenegro, las críticas más fuertes se dieron en el conflicto por el Proyecto de Ley 218 y la Ley de Estrategia contra la Legitimación de Ganancias Ilícitas y Financiamiento al Terrorismo. Fue el primer conflicto en el que el Gobierno de Arce tuvo que dar el brazo a torcer. En el caso de Montaño, fue por las denuncias de coimas en la ABC.

Más allá de los cuestionamientos individuales, el MAS les reprocha la falta de contacto con las organizaciones sociales, la “imposibilidad” de mediar en los conflictos y una actitud “impositiva” ante las observaciones de los dirigentes y militantes del partido oficialista. Los Interculturales, la Csutcb, la Central Obrera Boliviana y las Bartolinas, son los entes que insisten en el cambio desde hace dos años.

Los cuatro afines a Evo

Los pedidos de cambios de ministros no vienen solos. En reiteradas oportunidades desde el Pacto de Unidad y el MAS se dijo que los actuales titulares deben ser reemplazados por algunos ministros de la gestión de Morales. Y es que los únicos ministros de Arce que no son observados son aquellos que salieron de las organizaciones sociales y sindicatos afines a Evo.

Los ministros Sabina Orellana, de Culturas; Remmy Gonzales, de Desarrollo Rural y Tierras; Juan Santos Cruz, de Medio Ambiente; y Jeyson Auza Pinto, ministro de Salud, tienen como aval a dichos entes.

Auza fue presidente de la Confederación Médica de Bolivia. Una institución creada por el MAS para dividir la dirigencia orgánica en el conflicto entre el gobierno de Morales y los médicos. Orellana salió de la federación de Mujeres Campesinas Bartolina Sisa.

Gonzales fue viceministro de Desarrollo Rural de Evo, designado por la entonces ministra Susana Rivero. Santos Cruz, oriundo de Pando, fue presidente de la Federación de Ganaderos Campesinos de Pando y dirigente de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (Csutcb).

Las cuatro autoridades llevan más de un año en gestión.

Sin visibilidad

Mientras que unos son blanco de los ataques, otros son observados por su falta de visibilidad. Rogelio Mayta, de Relaciones Exteriores; Franklin Molina, de Hidrocarburos; Félix Villavicencio, de Minería; Patricia Navia de Trabajo; y Sergio Cusicanqui, de Planificación del Desarrollo, son a quienes se les cuestiona una actitud lejana.

Dirigentes de distintos sectores afirman que llegar a ellos es muy difícil. Además, sostienen que no se conoce el trabajo que realizan por falta de socialización.

Los que se fueron

Cinco son los ministros que dejaron el gabinete de Arce en estos dos años. Dos en menos de cinco meses, en una sola cartera: Wilson Cáceres y Edwin Characayo. Ambos dirigieron, por poco tiempo, el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras.

Cáceres fue secretario ejecutivo de los Interculturales y fue destituido como ministro a los 20 días de gestión, luego de designar como jefa de gabinete a su expareja. Su sucesor, Characayo, dejó el cargo luego ser encontrado “in fraganti” cuando recibía 20.000 dólares como soborno para dar vía libre al saneamiento, titulación y entrega de tierras en Santa Cruz.

Los otros ministros que pasaron por el gabinete fueron Edgar Pozo, de Salud; Adrián Quelca, de Educación; y Gabriela Mendoza, de Planificación del Desarrollo. Los dos últimos eran parte del entorno cercano de Arce.

Quelca es militante del Partido Comunista en el que militó Arce y renunció luego de un escándalo en los exámenes de ascenso. Mientras que Mendoza trabajó con Arce desde que él era ministro de Economía. Dejó el cargo por “temas personales” luego que se activara el conflicto por la fecha del censo.

Fuente: Pagina Siete

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más