Hernán Justo: Evo negó referendo de la coca y persiguió a dirigentes

El expresidente de los cocaleros yungueños Hernán Justo dijo que en 2009 el presidente Morales se negó a consultar al pueblo para redactar la nueva ley.

Después de que el presidente Evo Morales asegurara que en el Chapare ya no se cultiva coca y que sólo los peones tienen plantaciones, el expresidente de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca) de los Yungas Hernán Justo dijo que el mandatario cayó en contradicciones sobre los cultivos.

En entrevista con Página Siete, Justo, quien fue presidente de Adepcoca entre  2008 y  2009, recordó que su sector rechaza la Ley General de la Coca 906, promulgada en 2017, debido a que esa norma sólo favorece a las seis federaciones de productores de coca del Chapare, en el departamento de Cochabamba,  de donde Morales surgió y de las que sigue como dirigente desde 1992.

El exdirigente reveló que la relación del Gobierno con Adepcoca se rompió en julio de 2009, cuando el presidente Morales no aceptó la propuesta de someter a un referendo para que la población decida si se debía ampliar el número de plantaciones en el Chapare y  si era esa coca o la de los Yungas   la más consumida.

¿Cómo era la relación de Adepcoca y el Gobierno en 2009?

En ese entonces aún teníamos la esperanza de que con este Gobierno los Yungas iba a mejorar, ya sea con mejores caminos, temas de salud y más aún, lograr que nuestra coca tradicional se pueda exportar,  creíamos que tendría voluntad política, pero este Gobierno no nos dio nada.

    ¿Por qué se rompe la relación con el Gobierno del presidente Morales?

Cuando ya empezamos a exigir  nuestros derechos no tuvimos respuesta, al contrario, hubo persecución, nos sometieron a juicios, nos llevaron a la cárcel, como  con nuestros actuales dirigentes. He tenido  varias citaciones, pero no hay miedo y me presento para colaborar en todas las investigaciones.

 Pero la relación (entre Adepcoca y el Gobierno) se rompió definitivamente en julio de 2009, cuando frente a frente le planteamos  al presidente Evo Morales:  ‘vamos a un referendo  de la coca’, si quería hacer una nueva ley debía ser responsable con el país, que Bolivia diga cuál era la coca que más se consume, si la coca tradicional de los Yungas o del Chapare y cuál era la coca que se debe erradicar. Ahí empezó la represión frontal del Gobierno hacia Adepcoca.

¿Qué problemas hubo antes de aprobar la nueva ley de la coca?

Los cocaleros de los Yungas no nos arrepentimos de nada, desde que nos quisieron obligar a apoyar la ley  nosotros presentamos propuestas.

  Buscamos el bienestar de la sociedad, por eso pedimos que se erradique la coca excedentaria que estaba en el Chapare, en las áreas protegidas.

En ese momento, nosotros presentamos un anteproyecto de ley, con estudios técnicos, sobre dónde estaban los cultivos tradicionales y dónde la coca excedentaria, el grado de alcaloides de cada tipo de coca y si era apta para el consumo, pero no nos tomaron en cuenta.

 ¿Cuál es la diferencia que hay en el control de la producción  y comercialización de coca del Chapare y de  los Yungas?

Lo que pasa es que después de la aprobación de la Ley 906, nadie hace control de  dónde va la coca excedentaria  del Chapere; nos informaron que se obliga a los detallistas  (vendedores minoristas) a comprar al menos cinco taques de coca del Chapare  seguro para tener algunos datos en su favor, pero todos saben que ni ellos consumen su coca.

Hay estudios de que esa coca no es apta para el consumo porque tiene alto grado de alcaloides y así, son varias cosas.

 En cambio en los Yungas, desde la organización es diferente, hay un autocontrol desde las comunidades.

 Si un productor sale con dos taques de coca, eso está registrado desde su salida del pueblo hasta que llega a Santa Cruz, por ejemplo.

   Antes de la Ley 906, sólo con el carnet de productor podíamos hacer incluso trueque con productos en algunos puntos, pero ahora se nos obliga a pagar impuestos de los que no vemos beneficios para los Yungas.

¿Qué le reclaman al Gobierno ahora los productores de coca y también los habitantes de los Yungas?

 El Gobierno siempre habla de antes y después de Evo Morales, pero nosotros somos sinceros. Antes, aunque algo precarios, los gobiernos de derecha, como dicen los masistas,  nos dejaron caminos, hay algunos hospitales y escuelas, pero con este Gobierno no tenemos ninguna mejora.

 Sabemos que, años antes, con los impuestos que se han cobrado a los cocaleros de los Yungas se habían  construido las vías del ferrocarril La Paz-Oruro, la cárcel de San Pedro, el Monoblock Central de la UMSA, y cuando entró Evo Morales esperamos que esas construcciones se repliquen en los Yungas.

   Ya hemos pagado por el desarrollo del país y ahora queremos  para nuestra tierra y es un pedido justo, tener carreteras, institutos, una universidad.

¿Seguirán las protestas de Adepcoca ?

Creemos que como ellos  están  en el Gobierno hacen lo que quieren, por eso siguen persiguiendo a los dirigentes y eso debe parar, hay pedidos justos desde nuestro sector y tal vez ahora han bajado un poco (las protestas), pero al año vamos seguir con la pelea, sea para bien de nuestra gente.

Fuente: Página Siete

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más