FmBolivia
Radio FmBolivia

Demora en proceso del Banco Unión acaba en robo agravado

186

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Hernán Flores y su esposa, dueños de un departamento en el edificio Yopari, fueron denunciados por la Fiscalía por los delitos de robo agravado y desalojo. Se presentó imputación contra el responsable de apropiarse de 79.000 dólares que debió devolver a Julio César Rivera, detenido por el presunto desfalco a la agencia del Banco Unión en el municipio de Desaguadero en 2018.

El juicio por el desfalco debió comenzar hace dos años, pero la Fiscalía lo impide por omisiones en la investigación, que tiene como indicio un informe de auditoría emitido por el Banco Unión, que contradice a los estados de cuentas que la institución presenta cada fin de gestión, firmados por los gerentes y ejecutivos, en los que no figuran reportes de la pérdida de ese dinero, ni el de otros desfalcos.

Sobre el robo agravado, de acuerdo con las declaraciones del portero y el administrador del edificio, éste se realizó desde las 10 de la noche del 27 de septiembre hasta la madrugada del día siguiente. Según la denuncia presentada por Ethel Loza, esposa de Rivera, Flores violentó las chapas y sin ninguna autorización sacó todas sus pertenencias en dos camiones.

Los informes policiales señalan que el denunciado, docente universitario, fue hallado en flagrancia junto a personas, con quien había encargado una supuesta mudanza. Pese a ello, Flores no fue aprehendido y quedan pendientes varios actos de la investigación.

“Lo primero que hay que aclarar es que mi esposo es inocente del supuesto desfalco por el que lo tienen en cárcel, no hay pruebas contra él y ésa es parte de la explicación por la que el Banco Unión no quiere ir a juico y genera esta retardación de justicia, que busca dañar más aún mi familia. Los 79.000 dólares provienen del ahorro de nuestros sueldos y otras actividades que teníamos ambos y se le dio ese dinero al dueño del departamento con un contrato de anticrético en febrero de 2017”, dijo Loza.

Sostiene que, producto del proceso de supuesto desfalco que se inició a su esposo un año después de ese contrato, el origen del dinero fue contabilizado e investigado y no existía impedimento legal para ser devuelto.

Sin embargo, en el cuaderno de investigaciones del caso “Desaguadero” dice que hay una instructiva de que el dinero pase a custodia del Banco Unión, acto prescrito luego de que se presentaron al emitir las resoluciones con las que se cerró la investigación y fueron enviadas al juez para el inicio del juicio.

A lo largo de dos años, las acusaciones de la Fiscalía fueron observadas y devueltas por los jueces debido a varias irregularidades y en la última ocasión, cuando el caso ya estaba en un tribunal de sentencia para el inicio del juicio, las fiscales Rocío Feraudi y Lupe Zabala presentaron una nueva imputación contra Rivera. Volvieron a sindicarlo por legitimación de ganancias ilícitas, delito que ya había sido rechazado en beneficio de él y otros cinco procesados.

En entrevista, con Página Siete, Zabala señaló, sin precisar las pruebas, que “existen los elementos de convicción” para imputar otra vez a Rivera.

La resolución para reabrir el caso por ese delito señala que las fiscales deberían imputar también a los otros funcionarios (por otros casos), “pero sólo se ensañan contra mi esposo y mi familia. Todos son inocentes, porque no tienen prueba de que se haya sustraído ese dinero”, manifestó Loza.

Zabala también confirmó que no se hizo una investigación financiera independiente y que el único elemento que señala la falta de ese dinero es un “un informe preliminar” de una auditoría hecha luego del desfalco cometido por Juan Pari, cuyo monto sustraído hasta la fecha no fue cuantificado.

Sobre el robo en el departamento, en entrevista con este medio, los denunciados señalan que existe una “falsedad”, pues el desalojo del departamento fue coordinado con Loza, de quien aseguran estaba el momento de sacar las cosas.

Sostienen que tienen toda la intención de devolver el dinero a quien corresponda y que no fue devuelto a Rivera porque está detenido y existe una resolución de la Fiscalía que señala que el monto debe pasar a custodia del Banco Unión.

No obstante, las capturas de pantallas de los mensajes enviados por WhatsApp entre los que participaron en la “mudanza” contradicen la versión de Flores y su esposa. Asimismo, confirmaron que no tienen el dinero y que éste debía ser repuesto después de que otro anticresista les pague el dinero.

Loza rechazó la versión que dio Flores y señaló que hace una semana presentó un incidente contra la imputación, el juez convocó a audiencia, pero éste no se presentó. Para mañana, martes, se citó a Flores otra vez a comparecer para esclarecer la situación.

Sobre el proceso

Detenido Los siete acusados por el supuesto desfalco al Banco Unión del municipio de Desaguadero sólo mantienen detenido al exjefe de operaciones, Julio Rivera.

Muerto Mientras duró la investigación de la Fiscalía, uno de los gerentes procesados murió en Santa Cruz.

Cautelar Tres de los acusados nunca fueron llevados a una audiencia cautelar.

Extorsión Rivera denunció al abogado Marwel Flores, quien le pidió 19.000 dólares que estaban destinados a pagar al fiscal Germán Rea y a la jueza Melina Lima, para que le permitan salir de la cárcel.

Pérdida Cinco cajas con pruebas se perdieron en las oficinas de la Fiscalía.

Pagina Siete.

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas