Ministro justifica allanamientos y gasificación a vecinos en conflicto de Adepcoca

El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, justificó este miércoles los allanamientos, gasificación y destrozos que los policías protagonizaron ayer en domicilios de Villa El Carmen, donde detuvieron a más de una veintena de personas, entre socios de Adepcoca y vecinos. Jóvenes de la zona fueron arrastrados por uniformados y se arrojaron gases lacrimógenos al interior de las viviendas.

“Si vemos que en algún domicilio se está cometiendo un delito en flagrancia, la normativa me permite que no mande un memorial al Ministerio Público y luego, al día siguiente a la autoridad judicial; si estamos viendo que se está cometiendo un delito en flagrancia, la normativa nos permite reaccionar de inmediato, sea contra gente con explosivos que quieran matar a efectivos policiales, sea gente que tenga artefactos artesanales que quieran quitar la vida en el municipio paceño”, aseveró Del Castillo, en conferencia de prensa.

El Ministro dio esa respuesta al ser consultado sobre si apoyaba los allanamientos que los policías realizaron ayer en Villa El Carmen y los disparos con pistolas de pintura contra mujeres, vecinas de la calle Arapata, en Villa Fátima.

Los atropellos contra civiles quedaron registrados por los medios de comunicación en la cobertura de los conflictos que hay entre el Gobierno y cocaleros de los Yungas, que rechazan el mercado ilegal de esa hoja, y que tiene resguardo policial.

En una transmisión en vivo que realizó ayer por su perfil de Facebook, el periodista Nicolás Sanabria mostró cómo policías antimotines maniatan y arrastran fuera de una casa a varios cocaleros, a los que hoy el Ministro de Gobierno presentó como “delincuentes” y acusó de que portaban explosivos.

Sin embargo, al contrario de lo que sostuvo Del Castillo, en el video se escuchó el relato de una mujer que vivía allí, quien señalaba que gran cantidad de granadas y cartuchos de gas lacrimógeno habían sido disparados a esa vivienda, donde causaron daños en la propiedad.

Por la noche, en la calle Arapata, los vecinos denunciaron que un niño debió ser trasladado de emergencia hasta un hospital, debido a los agentes químicos y la violencia con la que actuaron los policías en puertas del mercado de la Asociación Departamentales de Productores de Coca (Adepcoca).

Horas antes, jóvenes de Villa El Carmen fueron arrastrados por policías, y llevados al mercado paralelo defendido por el Gobierno.

El abogado de Adepcoca, Gualberto Cusi y padres de familia de los arrestados denunciaron que teniendo una unidad policial a menos de una cuadra, los policías usaron como “lugar de tortura” el mercado instalado por el dirigente del MAS Arnold Alanes.

En la calle Arapata, varias mujeres mostraron anoche a los canales de televisión las lesiones que los policías les habían causado cuando les dispararon gases lacrimógenos y su ropa presentaba manchas de los proyectiles de pintura disparados por los uniformados.

Hace unos días, el viceministro de Régimen Interior, Ismael Téllez, señaló que estas pistolas de pintura, usadas en el conflicto de Adepcoca, estaban autorizadas “a nivel mundial” y por el manual de funciones de la Policía Boliviana.

El Ministro insistió en que la Policía no necesitaba órdenes de allanamiento podía actuar en los conflictos.

“No podemos estar inmersos dentro de la burocracia. Hemos encontrado dentro de ese domicilio gente que tenía en su poder gran cantidad de explosivos que estamos visibilizando”, aseguró.

Sin embargo, en los reportes informativos se observa que los policías no secuestran ningún explosivo y ninguno de los aprehendidos, subidos en motocicletas portaba objeto alguno. Del Castillo evitó responder más preguntas y se retiró de la conferencia.
Página Siete

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más