FmBolivia
Radio FmBolivia

Familiares no cesan búsqueda

6

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

No cesan las labores de búsqueda promovida por los familiares de las personas desaparecidas.

(Enviada, especial- Eliana Uchani).- A siete días del deslizamiento en la carretera Yolosita-Caranavi, los familiares de las personas desaparecidas no cesan en la búsqueda de sus parientes y no pierden las esperanzas de encontrarlos con vida. Ayer fueron hallados los cuerpos de Gonzalo Zepita Villca de 29 años de edad y otro no identificado de sexo masculino. Otro grupo de afectados tratan de recuperar lo poco que quedó de los motorizados enterrados, lo hacen sin el apoyo del Gobierno.

Gonzalo era abogado de profesión y se trasladaba de La Paz hacia la localidad de Palos Blancos con una carga de carne de pollo, se encontraba en la compañía de su pareja. Conducía el vehículo que era propiedad de su madre, tipo Ipsum de color verde que fue arrastrado aproximadamente 300 metros y quedó a pocos metros del río Coroico.

Doña Julia Villca Apaza, con el desconsuelo de haber perdido a su hijo mayor, relató que lo buscaron desde el día del siniestro y lo encontraron después de siete días cerca de su vehículo. Los voluntarios de Bomberos y el Grupo de rescate SAR Bolivia se guiaron por el olor de descomposición acelerada de los cuerpos, debido al calor extremo que se registró en la región.

“Me lo voy a llevar el cuerpo de mi hijo a la comunidad de Palos Blancos, ahí lo voy a enterrar. Estaba ingresando a los Yungas y estaba cargado de pollos, lo he buscado día y noche, pero recién hemos encontrado el cuerpo, era mi hijo mayor, él era abogado”, lamentó doña Julia.

EL DIARIO se trasladó hasta el lugar del desastre, donde pudo observar que el cuerpo inerte de Gonzalo se encontraba a un lado de la carretera y envuelto en una bolsa negra.

Don Benedicto Zepita ratificó que obtuvieron el permiso de los bomberos para trasladarlo a su comunidad y darle cristiana sepultura. Lamentaron que los voluntarios rescatistas no los hayan ayudado a trasladar el cuerpo hasta encontrar un motorizado que los lleve hasta Palos Blancos.

LAS VÍCTIMAS

La cifra oficial de las víctimas por el deslizamiento es de 82 personas, entre ellos existen 17 personas fallecidas y 53 heridos que están internados en el Hospital de Clínicas, Arco Iris y del municipio de Coroico. Además los familiares entregaron una lista de 12 desaparecidos, donde hay 4 menores de edad.

En las últimas horas, el grupo de rescate SAR-Caranavi reportó el hallazgo de un cuerpo de sexo masculino no identificado, fue encontrado a la altura del puente Santa Fe.

BÚSQUEDA SIN AYUDA

Sin perder la fe y la esperanza de encontrar a sus parientes con vida, dos grupos de personas que eran familiares de los desaparecidos se encontraban a orillas del río Coroico. Sin embargo, se divisó que no estaban los voluntarios rescatistas.

Algunos sobrevivientes del deslizamiento y los conductores que estaban retenidos en el lugar indicaron que los rescatistas ya no estaban ingresando hasta el sector del río para continuar con la búsqueda de las personas desaparecidas.

“Es verdad que el Gobierno (presidente Evo Morales) vino pero solo son promesas y no han entregado maquinaria para que podamos rescatar a nuestros familiares”, dijo Francisco Ramírez, dirigente del transporte sindicalizado de Caranavi.

Manifestó que uno de los socios de ese sindicato resultó afectado por el desastre, en el motorizado se encontraban siete personas, seis resultaron heridas y uno falleció.

RECUPERAN BIENES

Los restos de la cabina de un camión tipo Nissan Cóndor fue recuperado por su propietaria Celia Machaca que debió contratar a varias personas para sacar el motorizado siniestrado, lamentó que la ayuda del Gobierno central no haya llegado hasta el lugar.

“Yo sola estoy recuperando mi carro que fue afectado por el derrumbe, mi esposo estaba viajando y está herido. Hasta el momento nadie nos está ayudando, ni el Gobierno ni la ABC. Yo estoy contratando gente de Caranavi, Palos Blancos para que me ayuden a sacar mi carro. Hemos tenido que gastar nuestros recursos, debí gastar como 1.500 bolivianos”, explicó.

Tomás, ayudante del Nissan Cóndor, salvó la vida de milagro, relató que llegaron al lugar al promediar las 06.00 del pasado sábado, bajó del vehículo para observar por qué no había paso. Se alejó un poco y en ese instante vio cómo la tierra arrastró a los vehículos y a las personas que estaban en el interior de los mismos.

El Diario

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas