Pérdidas del agro paceño alcanzan a $us 90 millones

Los desastres naturales provocados por la persistente lluvia que derivó en inundaciones, riadas, granizadas, heladas, entre otros, causaron pérdidas en el sector agropecuario por alrededor de 90 millones de dólares.

Según el reporte del COE, los productores agropecuarios de las provincias paceñas (altiplano, valles y Yungas), sufrieron grandes pérdidas de cultivos agrícolas, además de la mortandad de un gran número de cabezas de ganado camélido, ovino, pollos, por lo que solicitaron la atención de Defensa Civil para salvar lo poco que puedan rescatar en esta emergencia.

En municipios como Luribay, Sapahaqui, Sorata, nor y sud Yungas, las pérdidas son incalculables. A ello se suma el mal estado de gran parte de las carreteras que impide que los productores lleven sus frutas, legumbres, hortalizas, tubérculos, granos y otros, a los mercados de las ciudades de La Paz y El Alto.

“Haciendo una evaluación desde que comenzaron las lluvias en diciembre, tenemos un cálculo aproximado de 90 millones de dólares en pérdidas agropecuarias. Este año, el fenómeno de El Niño golpeo a todas las áreas rurales del departamento”, informó el responsable del COE, Ramiro Beltrán.

Las pérdidas también se dieron en el altiplano paceño, en poblaciones como San Pedro, Jesús y Santiago de Machaca, donde se perdieron grandes hectáreas de cultivos de papa, oca, cebada, alfa, avena, maíz, además de la pérdida de 1.000 cabezas de ganado camélido.

La situación es similar en las poblaciones como Guaqui, Desaguadero, Laja, Caquiaviri, Cohana, Calamarca, El Tolar, Achacachi, Amaguaya, entre otras, donde las heladas y granizadas destruyeron toda la producción agrícola.

Los datos fueron confirmados por el Viceministro de Desarrollo Rural y Agropecuario, que a través de un boletín de prensa, informó sobre los grandes daños ocasionados por los fenómenos naturales en las áreas rurales del departamento de La Paz.

“Se estima que la afectación esta por los $us 5 millones en el sector del altiplano. La región más afectada es el norte de La Paz y los Yungas, donde las inundaciones y las persistentes lluvias provocaron la pérdida de la producción de frutas (banana, papaya, cítricos, sandia, café, cacao, yuca, entre otros)”, señala el reporte.

Ante esa situación, varias delegaciones de productores de los valles, Yungas y altiplano llegaron hasta la Gobernación y Defensa Civil para pedir el envío de semillas, forraje para los animales, además de ayuda humanitaria para las familias damnificadas.

El Diario.

Publicidad
FmBolivia