FmBolivia
Radio FmBolivia

9 meses en la impunidad: Blanco y Boyán son los exfiscales “intocables”

22

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

A pesar de tener imputaciones en su contra desde el año pasado, ya son nueve meses que los exfiscales Edwin Blanco y Susana Boyán están impunes, pues no se da inicio al juicio oral en su contra. Ambos son procesados penalmente por las irregularidades cometidas contra el médico Jiery Fernández, acusado injustamente de cometer vejámenes contra el bebé Alexander.

La anterior semana el Ministerio Público informó que se espera que el juez del caso señale fecha y hora para el inicio del juicio; no obstante, parece que el tiempo que pase para esta decisión tiene sin cuidado a los operadores de justicia. Irónicamente, ambos procesados cumplen actualmente funciones dentro del aparato judicial, Blanco como juez y Boyán como abogada particular.

Ambos fueron imputados por los delitos de resoluciones contrarias a la Constitución y a las leyes e incumplimiento de deberes. El exfiscal departamental de La Paz fue imputado en junio de 2021 y su colega Boyán fue imputada los primeros días de julio del mismo año.

“Ya el señor fiscal asignado al caso Miguel Aramayo indicó que son más de 34 elementos de prueba que ha originado justamente sobre el hecho y la participación de estas personas. Será ya el Órgano Judicial el que haga los actos preparatorios para el juicio oral y en función al día y hora que señale el juez se llevará cabo la audiencia del juicio oral”, afirmó hace días el fiscal anticorrupción Eddy Junior Flores.

Una exfiscal que ahora es abogada en la profesión libre dijo a Página Siete que Blanco y Boyán eran los fiscales “intocables” del Ministerio Público. “Prueba de esto es que ahora el señor Edwin Blanco es juez, a pesar de tener un proceso penal de un caso tan delicado y además denuncias ante el Consejo de la Magistratura”, señaló.

La exfiscal Boyán aún cumple funciones como abogada particular, pese a que también tiene denuncias en su contra en la Magistratura y es una de las principales acusadas de montar el caso de violación contra el médico Fernández.

El montaje contra el médico

En 2014, el médico Jiery Fernández fue encarcelado luego de ser acusado de violar al bebé Alexander en un hogar de niños de La Paz.

Sin pruebas que establecían el delito, Blanco acusó directamente a Fernández. Un trabajo periodístico de Página Siete reveló que en una oportunidad Blanco fue a visitar al médico a la cárcel de San Pedro para presionarlo con el fin de que se declare culpable y también le quiso hacer firmar papeles en blanco con la promesa de que “nada malo iba a pasar”, pero Fernández no dio brazo a torcer y se mantuvo firme hasta que cuatro años después salió del penal.

El Ministerio Público investiga a los dos exfiscales por dirigir el caso contra Fernández, incluso de montar pruebas en su contra. Una de ellas fue un examen pericial de una forense que se hizo sin un requerimiento fiscal. El mismo señalaba que el bebé fue víctima de una violación.

Ése fue uno de los elementos que después usaría la entonces jueza Patricia Pacajes para encarcelar a Fernández.

En el caso de Boyán, fue quien junto con Blanco imputó al galeno por el delito de violación. Después increpó a Fernández en diferentes oportunidades al extremo de sentenciarlo verbalmente, según denunció la familia del médico.

Todas las decisiones que tomaron Blanco y Boyán tuvieron la protección y aval del entonces fiscal general Ramiro Guerrero, quien también siguió la línea de sus colegas. La acusación contra el médico fue por violación seguida de muerte.

Guerrero fue designado viceministro de Tierras el 27 de agosto de 2021. En 2012 fue nombrado Fiscal General, cargo que desempeñó hasta 2018. En 2019 fue designado por el gobierno de Evo Morales como cónsul de Bolivia en Chile.

Las medidas cautelares

Después de ser imputados, un juez determinó el año pasado medidas cautelares como ir a firmar el cuaderno de investigaciones cada cierto tiempo y no acercarse a los testigos del caso por el cual son investigados.

Con esta decisión judicial, ambos siguieron trabajando. Blanco, de exfiscal departamental pasó a ser juez del Juzgado 13º en lo Penal de La Paz, a pesar de haber obtenido el cuarto lugar en las pruebas respectivas para ser nombrado.

La decisión fue criticada por parlamentarios y la sociedad civil después de conocer los antecedentes de Blanco.

“Las medidas cautelares no pueden durar tanto, tomando en cuenta la relevancia del caso, tratándose de operadores de justicia que todavía siguen en funciones. Aquí hay una protección, de otra forma no se puede explicar que casi un año no comience el juicio”, dijo la exfiscal consultada, que trabajó en el Ministerio Público cerca de Blanco.

El fiscal Flores indicó que ya se presentó el requerimiento para la acusación formal contra Blanco y Boyán, en la que se pedirán 10 años de cárcel para ambos.

Mientras Blanco y Boyán continúan su vida laboral con normalidad, Jiery Fernández todavía atraviesa el camino de la injustica. Salir de la cárcel no bastó para que pueda encontrar paz, sino todo lo contrario. Debió enfrentarse a Blanco en varias audiencias en las que éste sigue sosteniendo que el médico es culpable y ahora también debe seguir caminando por los juzgados buscando que el exfiscal y su colega Boyán reciban las sanciones que corresponden.

Fuente: Pagina Siete

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas