FmBolivia
Radio FmBolivia

Testigo confiesa que le pagaron para hacer apresar a 2 hermanos

155

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Fanny Blanco Maldonado aseguró que no podía más con el remordimiento de conciencia y confesó que mintió en la declaración que dio a un policía; su testimonio fue usado para hacer encarcelar a dos hermanos por el robo agravado de más de 500 mil bolivianos de la Alcaldía de Independencia, Cochabamba. La humilde madre soltera reveló que funcionarios del municipio le pagaron 2.100 bolivianos, ahora teme por su vida y la de sus cuatro hijos.

“¿Usted se enteró de la aprehensión de los señores Ponce?”, fue una de las preguntas que le hicieron a Fanny Blanco el 18 de agosto pasado en la Fiscalía de Quillacollo. “Yo no sabía nada, me comentaron que los estaban torturando, ahí mi remordimiento no me dejaba tranquila y me vine a Cochabamba sabiendo que mi nombre ya circulaba por ese falso testimonio”, declaró Blanco.

Según los antecedentes del caso, el 7 de julio, el alcalde de Independencia -en Cochabamba-, Pedro Quiroz (del MAS), denunció a la Policía el robo de más 500 mil bolivianos de la unidad de recaudaciones de ese municipio. El hecho supuestamente se registró en la madrugada, pero se evidenció que no se forzaron los ingresos.

Del lugar se sustrajo una “caja” con el dinero y los presuntos delincuentes se dieron el tiempo de dejar una nota de amenaza contra el alcalde, señalando que volverían “por su cabeza”, haciendo alusión a un supuesto abuso de poder de la autoridad edil por el “abandonó” a un funcionario en la ciudad de Cochabamba.

En primera instancia se arrestó al cajero y responsable del dinero, día antes, el mismo había traído parte del dinero -destinado al pago de sueldos de 130 funcionarios- desde la capital, sin custodia policial y en transporte público, corriendo el riesgo de un robo, esto debido a que el alcalde no le permitió el uso de un vehículo oficial.

No hubo más avances en la investigación y el cajero quedó libre luego de dar su declaración, en la que detalló que había dejado el dinero en su oficina. Sin embargo, según relató el abogado Juan Carlos Montaño, el 28 de julio sorpresivamente apareció una “testigo clave” y con base en la declaración que había dado a dos policías se aprehendió y encarceló a sus defendidos, los hermanos Wilder y Gonzalo Ponce.

La declaración con firma y huella digital de Fanny Blanco no señalaba que presenció el robo ni que vio dinero en manos de los dos hermanos. El testimonio hacía un detallado relato sobre un supuesto viaje que ella hizo en un vehículo de transporte interprovincial el 7 de julio, en el que compartió asiento con Wilder Ponce -en ese momento funcionario de la Alcaldía- y que en el recorrido, de Independencia a Cochabamba, una motocicleta los siguió, conducida aparentemente por el hermano de Ponce.

De acuerdo a la explicación de Montaño, este simple hecho, catalogado como sospechoso por el investigador Jesús Ariel Arroyo Navía sirvió para que los fiscales Jair Jesús Mérida y Alfredo Guzmán inculpen a los hermanos como presuntos autores de “robo agravado y amenazas”, por lo que el juez de Morochata, desoyendo la defensa de Wilder y Gonzalo, dispuso su detención preventiva.

Pero días después, en medio de las masivas protestas de los pobladores de Independencia, que aseguraban que los hermanos Ponce eran inocentes y afirmaban que se había cometido un “autorobo” en la Alcaldía, el caso dio un vuelco. Fanny Blanco se presentó ante los mismos policías y se retractó de su primera declaración y reveló los nombres de funcionarios de la Alcaldía que le pagaron 2.100 bolivianos para que declare en falso contra los Ponce, con la promesa de protegerla y darle un empleo.

“Se aprovecharon de mi necesidad, soy la única que mantiene a mis cuatro hijos y a mis padres que no pueden trabajar. Me prometieron trabajo en la Alcaldía y el 5% de lo que se había perdido (25.000 bolivianos), no sabía lo que querían hacer y ahora he recibido llamadas con amenazas de muerte, por eso dejé mi casa, no sé cómo estarán mis padres en el pueblo y no puedo volver por todo lo que han dicho de mí”, relató Blanco.

La falsa testigo detalló que no hizo el viaje el 7 de julio y que en esa fecha ella estaba en Llallagua, Potosí, en una fiesta patronal. Apuntó al investigador Arroyo y a otro policía del que no dio su nombre; al jefe de personal de Independencia, Antonio Loayza; al asesor legal del municipio, Macario Díaz; al funcionario Germán Condori y a otro personero del municipio de haber planificado la elaborada declaración que le hicieron firmar el 28 de julio.

Una vez conocido ese testimonio y las revelaciones, el abogado Montaño pidió la cesación de la detención preventiva de los hermanos Ponce ante el juez de Morochata, pero éste manifestó que “era muy apresurado” dar libertad a los imputados, por lo que ambos permanecen detenidos.

Proceso y audiencia

Testigo Ante el grave hecho que ha generado protestas de la población contra los funcionarios del MAS en Independencia exigiendo la entrega de medio millón de bolivianos, la “testigo” Fanny Blanco fue denunciada por falso testimonio y declaró como sindicada en la Fiscalía de Quillacollo.

Apelación El abogado Juan Carlos Montaño informó que espera que el 2 de septiembre, fecha en la que se fijó una nueva audiencia, los vocales de una sala penal en Cochabamba reviertan la situación y den libertad a los hermanos Wilder y Gonzalo Ponce.

Pagina Siete.

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas