Javo y Madick “se jubilaron”

2

Ambos canes asumieron la vida civil, fueron adoptados por familias que les brindarán protección.

Los cabos Javo y Madick son dos, parecen cualquier mascota, pero ambos tienen habilidades para detectar explosivos, realizar ejercicios de agilidad y, por si fuera poco, apoyar en resguardar la seguridad ciudadana, además de alegrar a los niños con sus malabares. En pocas palabras son un ejemplo.

Tras cumplir casi siete años de servicio a la sociedad como elementos del Centro de Adiestramiento de Canes (CAC), Javo y Madick se jubilaron y fueron despedidos de la Policía Boliviana. La ceremonia de homenaje y agradecimiento se desarrolló en la plaza 10 de Febrero en la ciudad de Oruro.

Por primera vez, el Comando Departamental de Oruro organizó un acto en la plaza 10 de Febrero, donde los dos canes recibieron medallas y el agradecimiento de su institución. Ahora en su vida civil, vivirán al lado de las familias que los adoptaron, pero recibirán la visita de sus guías y de sus camaradas.

“No podíamos dejarlos ir sin un merecido homenaje porque más que un can, son nuestros compañeros. Nos da mucha pena porque toca decirles adiós”, expresó el comandante Departamental, Romel Raña.

El can Javo, un pastor alemán, se jubiló a la edad de siete años. El cabo Jorge Coaquira, relató que llegó a la Policía un año después de nacido tras ser donado el 12 de noviembre de 2012 por la familia Choque Rodríguez que había dejado el país. Su primer instructor fue el policía José Antonio Chuquimia Chambi, luego se hizo cargo el policía Marco Antonio Roque.

Con el tiempo, Javo pasó a ser el “macho alfa” de los canes, es decir el que asumió el liderazgo en la población canina del centro. En 2016 le otorgaron el grado de cabo, luego de aprobar los exámenes de disciplina básica y otras especialidades como zambullida y controlador del orden público.

El secretario del CAC e instructor, Jorge Coaquira, relató que una de las hazañas de Javo fue reducir a un grupo de 15 personas que luego de un partido de fútbol habían protagonizado una pelea.

“Nosotros éramos solo tres policías y no hubiéramos podido frenar esa pelea campal. Entonces, Javo logró reducir a esas personas y ha permitido que procedamos con su aprehensión”, contó.

Madick es un pastor belga mallinois, tiene siete años y cumplió seis años de servicio en la Policía. Fue donado por el Centro de Adiestramiento de Canes Detectores de Droga de Cochabamba en diciembre de 2012. En el CAC Oruro estuvo al servicio de la sociedad con una serie de capacidades.

Lo adiestraron en disciplina básica, disciplina a distancia, tiene la especialidad para recuperar objetos, salto largo, zambullida, detección de explosivos y controlador del orden público. Llegó al grado de cabo en diciembre de 2017. Se destacó en distintas presentaciones, no solo en el área urbana, sino también en el área rural. El acto de homenaje fue elogiado por la población. (urgentebo.com)

El Diario