FmBolivia
Radio FmBolivia

50.000 construcciones de la urbe paceña fueron autorizadas en otros municipios

29

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

En el municipio de La Paz se tiene al menos 50.000 construcciones que fueron autorizadas en otros municipios pero se encuentran dentro de la jurisdicción paceña. Los vecinos señalan que esta situación genera varios riesgos para la población.

“No tenemos un porcentaje exacto; sin embargo, se estima que existen alrededor de 50.000 construcciones que figuran administrativamente en otros municipios y que están en la jurisdicción de La Paz”, señaló el concejal Pierre Chaín (MAS), en una entrevista con Página Siete. La autoridad aclaró que el dato corresponde a gestiones pasadas.

El presidente de la Federación de Juntas Vecinales (Fejuve) La Paz, René Ballivián, manifestó que si bien no hay datos exactos al respecto, es un tema muy recurrente. Advierte que es un problema ligado a los loteamientos y a los conflictos de límites, que el municipio de La Paz tiene con las urbes aledañas.

“Hasta donde sabemos, las alcaldías vecinas dan mayores facilidades y por eso varias personas piden ahí sus autorizaciones. Lamentablemente, entre éstas, también están los loteadores que proceden a avasallar y levantar construcciones ilegales. No podemos decir cuántos casos son exactamente, generalmente los detectamos cuando ya están en obras y se pide una inspección municipal”, manifestó.

En una anterior entrevista, el alcalde de La Paz, Iván Arias, indicó que el problema de estas construcciones tiene una larga data. Afirmó que cuando la Fiscalía se acerca a fiscalizar se encuentra con que hay papeles de otros municipios.

“Nos pasó recién detrás de las canchas de tenis. Fuimos, notificamos y pusimos un letrero. Pero al día siguiente, el dueño nos dijo que tenía permiso de Achocalla. Si uno quiere sacar permiso para construir un edificio, se tarda entre 120 días y 250 días. Esto es tan burocrático que muchos se van a otro municipio. Y en otro lado aprueban cualquier cosa. Tenemos aprobaciones de otros municipio en la calle 21 de Calacoto”, denunció Arias.

Los límites, una de las causas

“Estas construcciones ya son privadas y están presentes en todo el perímetro de la ciudad de La Paz. Se ven con frecuencia en estos puntos porque tiene que ver con los conflictos de límites”, indicó Ballivián.

La sede de Gobierno colinda con 10 municipios y, específicamente, su mancha urbana tiene disputas limítrofes con cuatro de ellos: Palca, Mecapaca, Achocalla y El Alto.

Según datos de 2020, sólo en la zona Sur hay unos seis barrios en las que proliferan las viviendas autorizadas por municipios vecinos. Mientras que en el macrodistrito de Cotahuma, las zonas afectadas son cuatro.

Ovejuyo, Alto Ovejuyo, Apaña son zonas en las que se hallaron permisos de Palca. En el caso de Achocalla, se vieron sus autorizaciones en la segunda meseta de Alto Següencoma, Llojeta, Alpacoma, Kalamarca y Primero de Mayo. Mientras que Mecapaca emite permisos en las zonas de: Isla Verde, Aranjuez y Mallasa. Tal como explicó Ballivián, todas son áreas que los municipios vecinos reclaman como suyas.

Pero no sólo se trata de construcciones, sino de los servicios que deben llegar con éstas. Así lo evidenció el dirigente vecinal de Alto Tacagua, Silverio Andrade.

“Hay que definir los límites también con ciudad de El Alto. Extiende documentación rápida para dar permisos de transporte y mercados dentro nuestra jurisdicción. No se hace nada como ciudad de La Paz y nos vemos avasallados”, manifestó.

Para Ballivián la entrega de permisos en estas áreas en conflicto es una forma de sentar precedente y presencia para conseguir la jurisdicción de estos sectores.

“Como Fejuve vamos a empezar gestiones para delimitar de una vez los límites. Nosotros no administramos el territorio pero somos portavoces de los problemas de los vecinos”, dijo.

Página Siete solicitó a la Alcaldía de la sede de Gobierno datos sobre este problema, además de una entrevista con la secretaria municipal de Planificación, María del Carmen Rocabado, posesionada hace un mes en el cargo.

La petición fue negada con el argumento de que la funcionaria es nueva. Se indicó que se respondería a un cuestionario escrito, pero hasta la publicación de esta nota no hubo respuesta.

Recurrencia en Auquisamaña desde 2015

Tragedia El 16 de febrero de 2017 un farallón de bajo Auquisamaña se desplomó y sepultó cinco viviendas. Las denuncias apuntaron a grupos de loteadores que estarían aplanando los cerros, que dijeron tener permisos de Palca.

Antecedentes Los vecinos afirmaron que llevaban dos años pidiendo ayuda a las autoridades por la construcción de toda una urbanización. La municipalidad explicó que en 2015 se procedió a paralizar las obras, pero la empresa presentó una autorización de Palca. El Alcalde negó ambos casos. Lluvias El pasado 27 de diciembre la Alcaldía paceña socorrió a un edificio inundado en Auquisamaña. Al pedir los documentos se advirtió que el permiso era de Palca.

El problema también está en el área rural

El municipio de La Paz tiene una extensión territorial de 3.020 kilómetros cuadrados, de los cuales sólo 149 corresponden al área urbana o sede de Gobierno. Los restantes 2.871 kilómetros cuadros pertenecen al área rural y concentran la mayor riqueza natural en fauna, flora y biodiversidad del municipio.

Ese vasto territorio está comprendido en parte del distrito 22, Hampaturi, y todo el distrito 23, Zongo. De acuerdo con el atlas catastral, la Alcaldía paceña tiene control sobre el 85% de esa superficie.

El restante 15% del territorio y sus habitantes, por problemas de límites, se identifican con los municipios vecinos como Coroico, Caranavi y Guanay. En ese marco las autorizaciones de construcción, obras, caminos y otras necesidades son atendidas por las alcaldías aledañas, lo que deja a La Paz sin presencia.

“Somos un distrito amplio y el problema principal son los caminos, estamos desconectados y nos vemos avasallados por los otros municipios”, indicó el control social de Zongo, Freddy Quispe.

A este problema se suma que para el área rural no existe un instrumento técnico para la administración territorial.

Datos del Viceministerio de Autonomías muestran que en el departamento de La Paz sólo el 15% de los límites entre municipios fue fijado. Aún queda pendiente la definición de límites con los municipios de Mecapaca, Palca, Achocalla, El Alto, Guanay, Caranavi y Coroico.

Kella Kella es uno de los antecedentes lamentables

El 23 de febrero de 2020, 16 viviendas colapsaron en el deslizamiento de Kella Kella en Ovejuyo, a un extremo del macrodistrito sur de La Paz. Por este evento 23 familias fueron evacuadas y cerca de un centenar de personas se vieron afectadas.

Desde hace años, la zona es atendida por el municipio de La Paz pero el territorio es reclamado por el de Palca. Los límites del sector son un problema antiguo y desatendido que aún no tiene solución.

Cuando las casas se vinieron abajo, la comuna paceña acudió al lugar y confirmó que el sitio era de alto riesgo. No era la primera vez que se deslizaba y en el terreno había más de una veintena de viviendas, que para la comuna eran “clandestinas”, pues no contaban con catastro o autorización de construcción.

Para varios de los vecinos sus edificaciones eran legales, porque los permisos fueron emitidos por el municipio de Palca. Aunque el alcalde de entonces, René Aruquipa, negó que su administración haya dado permisos, algunos afectados indicaron que tributaban en la urbe vecina.

Si bien Palca reclamaba el terreno, dejó en manos de La Paz los trabajos de estabilización, aduciendo que ellos no tenían recursos. Se insistió en esta situación, pese a que la municipalidad paceña no emitió ningún permiso y declaró el lugar como zona de alto riesgo tiempo antes. Se advirtió que se genera riesgo.

Problemas de límites

El municipio de La Paz mantiene conflictos limítrofes con siete municipios vecinos, tanto en los macrodistritos rurales como urbanos. Los líos con Pucarani y Yanacachi ya fueron solucionados.

Palca

Con este municipio hay una disputa por 399 kilómetros cuadrados que están superpuestos entre los mapas de ambas regiones. Hay problemas en Achumani, Irpavi, Ovejuyo y hasta Calacoto.

Mecapaca

Hay 90 kilómetros cuadrados dentro del territorio de La Paz que el municipio vecino reclama como suyos. Mallasa es parte de las zonas que son reclamadas.

Achocalla

El terreno que evidencia una superposición de mapas es de 87 kilómetros cuadrados. Cabe resaltar que el municipio vecino también tiene conflictos con Mecapaca.

El Alto

Con una pretensión de tres kilómetros cuadrados, es el área en problema de menor extensión. El conflicto está en la ladera norte de la urbe y en pequeñas áreas suburbanas y rurales.

Guanay

Es el área en conflicto de mayor extensión. Están en disputa 769 kilómetros cuadrados. La principal pelea es por zonas mineras. En 2011 hubo una disputa con toma de rehenes.

Yungas

Dos de los conflictos menos conocidos son los que se tienen con Caranavi y Coroico. El primero pretende 101 kilómetros cuadrados y el segundo, 258. Afectan a Hampaturi y Zongo.

Pagina Siete.

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas