FmBolivia
Radio FmBolivia

Corea del Norte, Hugo Chávez y otros nombres de colegios

9

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

En el Distrito 7 de El Alto está situada la unidad educativa República Corea del Norte, recientemente entregada por el presidente Luis Arce coincidiendo con los festejos por el aniversario de la urbe alteña.

Elpeculiar nombre “República Corea del Norte” llama la atención por su referencia al país asiático que vive bajo el régimen autoritario de Kim Jong-un, que es constantemente denunciado por violaciones a los derechos humanos tras generar terror y obediencia entre sus habitantes.

¿Quién nombra a los colegios?

Página Siete indagó el mecanismo para la selección de nombres de las escuelas. Se consultó a las OTB, a la Alcaldía y Dirección Departamental de Educación (DDE) de Cochabamba y al Ministerio de Educación.

“Son las OTB las que deciden el nombre que tendrán las escuelas”, informaron desde la DDE. “Decidimos, los nombres surgen por decisión de los barrios. A veces ponen el nombre de una autoridad o país que ha financiado la construcción, es como un recordatorio. También llegan nombres como sugerencia. Se dan ambas situaciones, por decisión y por sugerencia”, explica el presidente de la OTB San Juan Bosco, Marco Villanueva.

El dirigente de la OTB Campana Periodista en el Distrito 3 de la ciudad de Cochabamba, Nicolás Torres, dice que las alcaldías son las encargadas de nombrar a las escuelas. “Políticamente surgen los nombres. La Alcaldía designa”, afirma.

Sin embargo, la secretaria de Desarrollo Humano de la Alcaldía, Jenny Rivera, atribuyó esta función a la DDE. “Es responsabilidad de la Dirección Distrital de Educación poner el nombre a las unidades fiscales, mientras que a las de convenio es la Iglesia (Católica). Directamente consignan sin que la Alcaldía intervenga”, aclara la funcionaria.

Quien brinda una respuesta a la interrogante es Carlos Echazú Cortez, funcionario del Ministerio de Educación, quien en un artículo de opinión publicado en este medio señala que “son las comunidades educativas las que asignan nombres a las unidades educativas”, haciendo alusión al caso del colegio República Corea del Norte.

“Acá, en Bolivia y también en otros lugares, se asignan nombres de países a unidades educativas. Es una de las manifestaciones más bellas de la hermandad de los pueblos, puesto que escuelas y colegios son los bienes materiales más importantes que tiene un Estado”, dice Echazú.

Para la polémica

República Corea del Norte no es el único nombre polémico de algunas escuelas. Tras una revisión al Registro de Unidades Educativas se identificaron unidades educativas con los nombres de expresidentes Fidel Castro de Cuba, Hugo Chávez de Venezuela, del guerrillero Ernesto Che Guevara (todos fallecidos) y de Álvaro García Linera, exvicepresidente de Bolivia.

En los municipios de Entre Ríos, Puerto Villarroel, Vinto y Punata de Cochabamba hay cuatro instituciones educativas nombradas como Exvicepresidente García Linera. También hay otras cuatro llamadas Hugo Chávez, cuatro Ernesto Che Guevara y una Fidel Castro.

En Valle Grande de Santa Cruz hay una escuela Ernesto Che Guevara; en la ciudad de El Alto hay tres llamadas como el guerrillero y otras tres con el nombre de Hugo Chávez.

En Oruro hay un colegio denominado Hugo Chávez y otro, Fidel Castro; en Chuquisaca hay uno llamado Che Guevara y en Potosí una unidad educativa lleva el nombre Hugo Chávez.

Zegada: “Son estrategias simbólicas del populismo”

Hay una intención permanente de ciertos liderazgos con perfil caudillista, como Evo Morales, que buscan una preservación a lo largo de la historia estampando su nombre en obras; es decir, buscan casi convertirse en un mito, asegura la analista María Teresa Zegada. “Es una manera de reafirmación que se plasma en lo material y no sólo en lo simbólico. No sólo quieren ser recordados en un libro de historia, sino también que su imagen se concrete en instituciones o edificaciones. Hay el caso en el que sellaron la imagen de Evo Morales en unas computadoras y las repartieron en las escuelas. Ésa es una forma de preservación a lo largo de la historia”, añade la analista. Por otro lado, apunta Zegada, hay una necesidad en los gobiernos con perfil populista de lograr una legitimación de la población a la que quieren llegar. “Si construyen una escuela va el propio presidente (Evo) Morales en este caso, a inaugurar la escuela que tiene su propio nombre y eso queda sellado en la memoria de la gente, de los padres de familia, de los comunarios. Lo ven como su benefactor, su padrino que está presente. Es en honor a él que se construyó esa escuela. Eso les genera una legitimación política inmediata”. Esto tiene que ver con algo muy nefasto en la política que se llama patrimonialismo. “Estos son bienes públicos, no tendrían por qué llevar nombres de quienes los construyeron. Pero, en una lógica patrimonialista de confundir lo privado con lo público se pone el nombre de los mandatarios a estos establecimientos para asociarlos de una manera directa. Se debería elegir a personajes que hicieron un aporte educativo”, apunta la analista. Por otro lado, generalmente ponen nombres de otros países cuando han dado una donación para las escuelas. “En esos casos se justifica que se bauticen a las unidades con nombres de esos países que han financiado y han hecho posible la existencia de la escuela. Es un agradecimiento al país benefactor”, dice Zegada.

Pagina Siete.

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas