Preocupación por anuncio de reubicación de difuntos

La atención a los cementerios de la urbe es otro problema que espera la solución de autoridades ediles.

Familiares de más de 1.500 difuntos que se encuentran en el Cementerio Héroes del Gas, se encuentran preocupados debido a la situación incierta en la que viven por el anuncio del Municipio del cierre definitivo y el retiro de los cadáveres, para construir en estos predios un hospital, según el representante de los afectados, Raymundo Castañeta.

Un conflicto que se inició hace varios años entre familiares de los difuntos, vecinos de la zona y el propio Municipio, donde se anunció el cierre definitivo y el retiro de los cadáveres de este camposanto de este sector de la zona de Villa Santiago I.

Uno de los argumentos de los vecinos, es que a causa de que el cementerio ya no recibe nuevos entierros, ha dejado de generar ingresos económicos para varios de los negocios que tienen que ver con este tema, además que ya no cuenta con recursos para las arcas del Municipio, tema que sería uno de los principales motivos para este acuerdo de los vecinos de esta zona del Distrito 1.

Por otro lado, la Asociación Consejo Consultivo de la Fejuve El Alto, en representación de “familiares usuarios” del cementerio envió, el 5 de noviembre de 2018, una carta a la Presidencia del Concejo Municipal de El Alto, en la que solicita que se emita una resolución “para proteger y conservar” el área.

En esa misiva se justifica el pedido de resolución “porque existe gente interesada de vender, lotear” el terreno. “Con ese fin, los ejecutivos municipales han cerrado este camposanto, atropellándonos y obligándonos a retirar los cadáveres enterrados”, se lee en la nota, en la que se rechaza “el atropello”.

Producto de todo este problema que se ha generado entre partes, en la actualidad los familiares de los enterrados en este camposanto, exigen a las autoridades del Ejecutivo, como del mismo Legislativo que de una vez por todas se consolide la permanencia de los fallecidos enterrados en este cementerio y se declare un sitio sagrado en memoria además de los muertos en la Guerra del Gas de 2003.

“Lo que nosotros podemos ver es que el Municipio no cuenta con una planificación para este sector del cementerio, porque son 14 años que se ha cerrado este cementerio y a la fecha no existe ningún proyecto tal como se ha intentado hacer creer a la ciudadanía, por lo que estamos seguros de que no existe ningún motivo para que nosotros tengamos que retirar a nuestros seres queridos de este lugar, por lo que seguiremos luchando de que sea así”, indicó el representante de los familiares, Raymundo Castañeta.

El dirigente también recordó que uno de los supuestos motivos por el cual se debería retirar los cadáveres era que provoca malos olores con peligro ambiental, cosa que tampoco se ha podido demostrar mediante un estudio que se ha anunciado, es por eso que un informe del Ejecutivo en este sentido es rechazado por los familiares de los difuntos de este cementerio.

Por otro lado, advirtieron que defenderán toda intención de retirar los cadáveres de sus familiares hasta las últimas consecuencias, para lo cual se viene organizando un comité de defensa de este patrimonio alteño.

El Diario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más