Megahelicóptero cisterna llega de Rusia; fuego arrasa más áreas

6

El megahelicóptero cisterna Chinook arribó ayer por la madrugada al aeropuerto de Viru Viru para combatir el fuego en la Chiquitania (Santa Cruz). Fue trasladado al país por el avión Antonov, considerado el más grande del mundo. Hoy llegará de Francia un Airbus AIB102 con 40 bomberos. El lunes se tiene previsto el arribo del avión ruso Ilyushin Il-76.

“Este helicóptero (Chinook) es parte de una flotilla de tres. Los dos restantes llegarán en las siguientes horas y en total estaríamos hablando de una capacidad de carga de agua de 20.000 litros entre los tres helicópteros. Por lo tanto, es un refuerzo a la capacidad operativa”, informó ayer el ministro de Defensa, Javier Zavaleta.

Esta aeronave es muy versátil porque tiene una soga de 60 metros de largo que le permite recargar agua en cualquier lugar como ríos o lagunas, además, puede trabajar incluso en bosques espesos. Tiene capacidad para transportar hasta 15 personas. Esto facilita el movimiento de las brigadas y la descarga de agua en lugares inaccesibles.

El megahelicóptero comenzará a operar hoy desde el aeropuerto de San Ignacio. Primero realizará operativos en los incendios que se registran en esta localidad. Luego se trasladará a Concepción para mitigar incendios junto con la nave norteamericana Boeing 747 SuperTanker, el avión bombero más grande del mundo.

“Los puntos que les estamos asignando son básicamente Concepción y San Ignacio de Velasco, donde al norte de ambos municipios hay incendios descontrolados. Por tanto, su centro de operaciones será el aeropuerto de San Ignacio de Velasco”, añadió Zavaleta.

Recordó que los helicópteros llegan bajo contrato del Estado boliviano con una empresa canadiense. Aclaró que no se trata de cooperación de ningún país. “Los tres helicópteros permanecerán en el país el tiempo que sea necesario, hasta que los focos de calor bajen a un límite admisible”, declaró.

Ayuda francesa

La Embajada de Francia en Bolivia informó que hoy arribará el avión Airbus AIB102 al aeropuerto de Viru Viru. Hará entrega de equipamiento para combatir los incendios que amenazan la Chiquitania. En el mismo vuelo llegarán 40 bomberos junto al embajador de Francia en Bolivia, Denis Gaillard.

Avión Ilyushin arribará el lunes

El avión ruso Il-76 llegará al país el 9 de septiembre para ayudar en las labores de extinción de incendios forestales y permanecerá en el país por un mes, informó a Sputnik la Embajada de Rusia en Bolivia.

A finales de agosto, el presidente Evo Morales anunció la llegada de la aeronave e indicó que Bolivia sólo pagaría los costos de mantenimiento.

La nave mide 47 metros de largo, tiene 50 metros de envergadura y es capaz de lanzar una carga de 42 toneladas. Fue diseñado en la década de los 60 para grandes transportes hacia zonas extremas. Su velocidad máxima es de 850 kilómetros por hora y con la carga completa tiene una autonomía de vuelo de 3.650 kilómetros.

Hasta la fecha, los incendios han destruido 1,7 millones de hectáreas de bosques y tierras agrícolas en las zonas afectadas. Más de 7.000 personas y 20 aviones trabajan en el sector.

Ayuda argentina

Ayer por la tarde arribó a Concepción la primera columna de bomberos argentinos para coadyuvar en el combate al fuego. El grupo está compuesto por 90 brigadistas militares y 17 vehículos que ingresaron el jueves por la madrugada al país para apoyar las tareas de mitigación de incendios en la Chiquitania.

Tomaron como base San Ignacio, donde se encuentra el comandante de las Fuerzas Armadas de Bolivia, Wiliams Kaliman, y el ministro de Defensa, Javier Zavaleta.

Ayer ingresó la segunda columna con 62 personas y 19 vehículos. Para hoy se tiene previsto el arribo del tercer grupo, compuesto por 49 personas y un vehículo. Se dirigirán directamente a Concepción, sin parada intermedia. En total, 204 personas conforman las tres comitivas.

Los bomberos argentinos esperaron dos días para ingresar al país y ayudar con la mitigación del fuego en la Chiquitania. Al respecto, el embajador de Argentina en Bolivia, Normando Álvarez, dijo que se siente decepcionado por la falta de seriedad y lamentó la burocracia que hay en el país para recibir ayuda internacional ante emergencias.

Pagina Siete.