Comenzó juicio por muerte de estudiante

A dos años del asesinato del universitario de la UPEA, Luis Gutiérrez Chávez, el proceso recién ingresa a la etapa de apertura de juicio en contra de un chofer y su sobrino, quienes presuntamente cometieron el delito por robar un celular.

Luis Elmer Gutiérrez, fue asesinado a sus 19 años, el pasado 21 de septiembre del 2017, luego de compartir bebidas alcohólicas con sus compañeros de la Universidad Pública de El Alto (UPEA), carrera de Veterinaria, después del acto él es despachado en un taxi, donde le sustraen su celular y ropa nueva. En el proceso de investigación se logró dar con los supuestos responsables Víctor Severo C. E. (chofer del taxi) y Willy Andrés C. (quien tenía el celular robado en su poder).

Si bien la próxima audiencia se dio a conocer que sería el próximo 12 de febrero, en horas de la tarde, la familia de la víctima observa con mucha preocupación que existe una serie de contradicciones en sus declaraciones de estas dos personas, quienes se mantienen con detención preventiva, pero que periódicamente modifican dichas aseveraciones incluidas en el libro de investigaciones.

Del proceso de investigación se tienen dos vehículos secuestrados, los cuales fueron utilizados para la comisión del delito de asesinato en contra del universitario de 19 años, en uno de los vehículos, de acuerdo con el libro de investigaciones, se incluye la existencia de sangre al interior del vehículo, según las pericias policiales.

“Falta realizar varias investigaciones, tenemos entendido de que estos vehículos fueron alterados su propiedad porque no estaban a nombre de Víctor Severo y en el mes de agosto del pasado año, se realiza la presentación de los documentos de compra y venta que a la fecha estaría a nombre de la esposa de Severo. “Es por eso que han intentado sacar del vehículo, obstaculizando la toma de muestras hemáticas y favoreciendo a los atracadores”, explicó uno de los familiares.

En el proceso de investigación se identifica al conductor del taxi como el principal responsable del supuesto asesinato del universitario, mientras que su sobrino estaría en calidad de cómplice, por ser él quien estaba portando el celular de la víctima.

La tipificación de homicidio fue modificado a asesinato, porque en el proceso de investigación se confirma que hubo planificación y alevosía, por parte del chofer del vehículo en el momento de definir la muerte del universitario quien llegó a ser estrangulado y abandonado, sin varias prendas de vestir, apoyado en posición sedente en una de las paredes.

Desde el 2017 a la fecha fue la familia quien de forma persistente y sin descanso se apersonó a las instancias de investigación de la Felcc, con la finalidad de evitar que el caso quede impune, siendo recién identificado a los dos responsables de la muerte, quienes en la actualidad se mantienen con detención preventiva.

“Lo malo es que ellos cada vez tienen el privilegio de cambiar sus declaraciones, aspecto que les favorece y le permite la fiscalía y el propio Ministerio Público. Por ejemplo en inicio Willi reconoce que su tío fue quien le dio el celular robado y ahora modifica sus declaraciones y dice que se compró del barrio Chino. En el caso del tío sobre el vehículo que deja en el Ceibo en la mañana del día en que muere el universitario, primero se negaba que era propietario del coche y con las cámaras de seguridad se conforma que él era quien manejaba y ahora pretende desvirtuar señalando que no es de su propiedad que es de su esposa, otro aspecto que en la primera declaración el chofer no recordaba que hizo el 21 de septiembre del 2017 y en la segunda declaración supuestamente recuerda que fue a recogerle a su esposa y presenta presuntos testigos, estas contradicción de estas personas son las que generan más sospechas”, concluyó uno de los familiares de Gutiérrez, quien solicitó reserva de identidad.

El Diario.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más