Caen 2 policías por liberar a Tibuadiza y revelan testimonios que implican a Nallar

Dos policías que eran parte de “Puesto Méndez”, en Montero, fueron aprehendidos ayer por el delito de concusión, ante la denuncia del robo de 6.000 dólares al colombiano John Tibuadiza, quien fue señalado como uno de los autores del asesinato de los tres policías en Porongo, el pasado 21 de junio. Además, varios testigos del caso declararon en la Fiscalía e implicaron a Misael Nallar de estar presente en el lugar del asesinato, el día del hecho.

“La Policía logró la aprehensión de dos policías que presuntamente habrían quitado la suma de 6.000 dólares a un ciudadano extranjero (Tibuadiza). Sin embargo, queremos manifestar que lo que nos motivó a la aprehensión de estos malos efectivos policiales es que mientras sus colegas habían perdido la vida, ellos estaban protegiendo a un ciudadano extranjero”, manifestó el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo.

Los efectivos detenidos son acusados de liberar a Tibuadiza la madrugada del 22 de junio, horas después del asesinato de tres policías en Porongo y cuando el “Plan Z” de la Policía estaba activado para dar con los responsables de ese crimen.

Del Castillo señaló que “lo mínimo” que los policías de Montero debieron hacer fue arrestar a Tibuadiza para verificar las razones por las que transitaba por esa zona.

El caso Tibuadiza genera contradicciones, debido a que -primero- fue nombrado por el comandante de la Policía, Jhonny Aguilera, como uno de los autores materiales de los disparos contra los policías. Pero luego el colombiano, que tiene antecedentes de microtráfico y homicidio en su país, salió a dar su testimonio desde Colombia, de forma virtual y negó la acusación.

Tras la declaración del colombiano, el fiscal Marcelo Arce reveló que la Policía no presentó ningún informe que involucre a Tibuadiza en el triple asesinato.

Testimonios

Por otra parte, ayer se revelaron las declaraciones de testigos de lo sucedido en la localidad Los Cuchis, Porongo, donde fueron asesinados los sargentos Alfonso Chávez Flores, Eustaquio Olano y el voluntario del Gacip, David Candia.

Uno de los testigos, el subteniente Eduardo Céspedes, relató haber visto a dos hombres vestidos con chalecos verdes, quienes dispararon contra uno de los uniformados, lo que provocó que él huyera del lugar.

“Descienden del vehículo apuntando con armas largas realizando disparos y de repente el sargento Chávez sale del vehículo con rapidez y fue ahí donde recibe un disparo cayendo atrás de la patrulla, por lo que al ver esto da vuelta a la motocicleta y huye del lugar”, señala el testimonio del subteniente Céspedes.

Otros tres testimonios confirmaron que el principal implicado en este caso, Misael Nallar, estuvo en la zona donde se cometió el crimen. Nallar, yerno del narco Einar Lima Lobo, fue visto en una actitud agresiva contra los oficiales, por lo que fue gasificado.

El mecánico Eduardo Vaca afirmó que, antes del crimen, el sargento Chávez le contó que un grupo de personas que conducían Teryx los habían tratado de agredir y que producto de una persecución se habían plantado en una zona arenosa. Según un mensaje de WhatsApp enviado por el sargento Olano a su pareja, Chávez y él fueron agredidos.

El testigo Vaca sostuvo que Chávez le contó que tenía grabaciones de los agresores en el celular; estos hechos se dieron antes de la aparición del subteniente Céspedes.

En tanto, otros tres testimonios, revelados por Red Uno, dan cuenta que Nallar era parte del grupo que agredió a los policías y fue visto forcejeando en la patrulla. Resultado de esa acción, fue gasificado y luego se retiró del lugar. La hipótesis señala que fue luego de esos enfrentamientos que los dos hombres con chalecos verdes se presentan y disparan contra los tres policías.

Señalan falencias en la investigación y falta de pruebas

Jaime Soliz, exfiscal departamental de Santa Cruz y el analista Jorge Santistevan señalaron varias falencias en la investigación de la Policía, lo que debe ser subsanado por la Fiscalía.

En criterio de ambos expertos, la prueba de guantelete que el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, y el comandante de la Policía, Jhonny Aguilera, sostienen como principal evidencia para sostener una acusación contra Misael Nallar, como autor del asesinato de tres policías, es insuficiente y precaria.

Esto debido a que existen varias falencias en su realización, y porque el resultado positivo no prueba que el acusado haya disparado contra los policías, explicó Soliz. El exfiscal recomendó una pericia de absorción atómica y la comparación de los resultados con otras pruebas realizadas a los casquillos hallados en el lugar del hecho.

Por su parte, Santistevan, abogado y militar en retiro, señaló como “graves contradicciones” los informes emitidos por Aguilera. Recomendó poner atención en el tráfico de llamadas que se dieron entre el grupo que acompañaba a Nallar y los policías con los que se lo vincula, como el mayor Álvaro Muñoz y el capitán Rubén Aparicio; este último fue alejado de la Felcn.

La Fiscalía anunció que se investigará a todos los involucrados, pero hasta el momento no se conoce si fueron citados.

Policía de Montero

Video Luego de que el colombiano John Tibuadiza acusó a policías de Montero por el robo de sus celulares y de 6.000 dólares, antes de dejarlo en libertad, el fiscal del caso, Marcelo Arce, reveló que la Policía no presentó ningún informe que involucre a Tibuadiza en el triple asesinato de policías en Porongo. Sin embargo, Vías Bolivia informó que la Fiscalía solicitó la copia de las imágenes de las cámaras de seguridad del puesto de control en Montero, para verificar la versión del colombiano. El comandante de la Policía en Santa Cruz, Erick Holguín, reportó ayer que dichos videos revelaron la intervención de dos policías al trufi,en el que se transportaba a Tibuadiza, pero no permiten confirmar el supuesto robo del dinero.

Fuente: Pagina Siete

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más