Lluvias activan deslizamientos en La Paz

Las últimas lluvias registradas durante los últimos días en la sede de Gobierno volvieron a activar dos deslizamientos.

El primero en la zona de bajo Cotahuma que afectó a una vivienda y el segundo se registró en Pampahasi afectando a cinco viviendas. Afortunadamente en ambos casos no se registraron víctimas fatales.

En la zona de Pasankeri Bajo se produjo un deslizamiento de 700 metros cúbicos de material, debido a la ruptura de una tubería de agua potable que provocó que el terreno se humedezca, informó el secretario de Gestión de Riesgos, José Pacheco.

El derrumbe movió aproximadamente 700 metros cúbicos de material, afectó a una cancha ubicada en el sector. Además, debido al deslizamiento cayeron muros de gaviones que estaban implementados en el área.

También fueron afectadas cuatro viviendas, pero no en su totalidad, ya que solo los sectores que se encuentran cerca de la vía están en riesgo, explicó la autoridad municipal. Por temas de precaución, dos de estas casas cuentan con un desalojo preventivo.

Actualmente la situación del lugar todavía se encuentra en etapa de evaluación. Se tendrá una mesa técnica en las próximas horas donde participarán todos los técnicos de la Secretaria de Riesgos a fin de decidir las acciones que serán implementadas, agregó Pacheco.

Para evitar que el evento sea de mayor envergadura se cortaron todos los servicios en el sector. Además es muy probable que se implemente la modalidad de emergencia para dar una pronta solución al tema.

Pese a todas las medidas de precaución tomadas, la autoridad edil descartó que el deslizamiento siga activo y pueda afectar a otros sectores más.

PAMPAHASI

También se reportaron emergencias en la zona de Pampahasi, donde los vecinos reportaron la activación de nuevos deslizamientos de tierras que amenaza con provocar el desplome de al menos cinco viviendas. Los vecinos exigen a Epsas renovar las redes del alcantarillado sanitario y pluvial, además de denunciar la aparición de varias grietas.

La madrugada de ayer los vecinos alertaron sobre la activación de nuevos deslizamientos de tierras que amenazan con provocar el desplome de al menos cuatro viviendas.

“Son seis fisuras que se han vuelto a activar hace tiempo, nosotros como junta vecinal hemos hecho conocer a Epsas y no se ha prevenido en su momento. Cuando vinieron los obreros quisieron hacer unos simples parches y ahora indica que sólo van a trabajar en el sector más dañado. La asamblea de los vecinos ha definido como una prioridad que se cambie la red de alcantarillado”, dijo el dirigente vecinal.

El Diario.