Habilitan celda 11 para depositar basura

La celda 11 ya se encuentra en perfectas condiciones para recibir los residuos sólidos que genera la ciudad de La Paz.

La celda 11 del relleno sanitario de Alpacoma está habilitada para recibir los residuos sólidos que se recogieron en la ciudad y que a la fecha llegan a 1.600 toneladas, luego de un conflicto que duró 13 días, en los que no se limpió la urbe, informó el alcalde de La Paz, Luis Revilla.

“Tenemos las certificaciones de la celda 11 que está en perfectas condiciones para recibir los residuos sólidos (…) Ahora se está llevando la basura a El Alto y prevemos hacerlo desde el día de hoy a Alpacoma”, dijo.

La noche del lunes, luego de la mediación del presidente Evo Morales, los alcaldes de La Paz, Luis Revilla, y Achocalla, Dámaso Ninaja, llegaron a un acuerdo que posibilitó utilizar dos meses más el relleno de Alpacoma para depositar la basura que estaba dispersa en calles y avenidas de la ciudad.

Esa misma noche, funcionarios ediles y efectivos de las Fuerzas Armadas iniciaron el recojo de la basura que se acumuló, trabajo que prevé extenderse hasta el viernes próximo.

Revilla manifestó que hasta la fecha se recogieron 1.600 toneladas de basura, y se calcula que en la ciudad estarían aún acumuladas otras 1.500, considerando que los vecinos luego de saber de la solución del problema sacaron sus residuos sólidos de sus domicilios, motivo por el que se “demora” en la limpieza de la ciudad.

Informó que en el recojo de los desechos se priorizó mercados y vías principales donde existe mucho tráfico vehicular, para posteriormente con el plan de recojo de basura.

El Alcalde paceño también aclaró que las aguas de la quebrada Alpacoma, entre residuales provenientes de El Alto y de lluvias, están aisladas de los desechos que se deslizaron de una celda del relleno sanitario el 15 de enero.

La aclaración de la autoridad emerge luego de que algunos vecinos denunciaron que supuestamente las aguas que bajan por la quebrada, y que se unen con el río Achocalla, están contaminadas.

“Nosotros, en un primer momento, hemos confinado las aguas lixiviadas en una fuente, las hemos cerrado ahí y hemos evitado que el agua (lixiviados) siga bajando justamente hacia el río Achocalla”, explicó la autoridad.

Luego de la emergencia suscitada el 15 de enero, los técnicos de la Municipalidad implementaron cuatro diques en la quebrada Alpacoma a lo largo de aproximadamente dos kilómetros a fin de aislar los lixiviados que brotaron del relleno para que no lleguen al río Achocalla.

Los lixiviados de la basura derramada tras el deslizamiento son mezclados con tierra para su tratamiento adecuado y son trasladados para su disposición final en el mismo relleno.

Paralelamente, se conformó cerca de los diques un canal de un ancho aproximado de un metro y una profundidad de tres metros para que las aguas residuales provenientes de El Alto y de las lluvias no tengan contacto con los desechos del relleno y confluyan con el río Achocalla.

“Los vecinos han dicho que se ha desbordado el dique, lo que han visto son estas aguas por este canal, que ya no tocan estas que están separadas, y que hacia abajo se unen otra vez con el río Achocalla”, explicó el Alcalde.

Desde el día de la emergencia, la Municipalidad realizó análisis de laboratorio de las muestras de las aguas del río Achocalla, cuyos resultados indicaron que no están contaminadas por los residuos sólidos del relleno.

Además, existen barreras naturales que separan este río y el relleno, como la quebrada Alpacoma y un cerro. La quebrada se encuentra seca la mayor parte del tiempo.

El Diario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más