Viviendas cerca del relleno de Alpacoma

El centenar de familias que vive cerca del derrame de basura están afectados por el aire irrespirable de la zona y temen por la salud de niños y adultos mayores especialmente.

El crecimiento urbano del Municipio de Achocalla ha llegado a encontrarse con la ciudad de La Paz, ocasionando que muchas familias decidan comprar sus terrenos e instalarse a pocos kilómetros del relleno sanitario de Alpacoma. Actualmente se ha evidenciado que el botadero se encuentra entre Achocalla y la urbe paceña.

El sol implacable y el viento avivan más aún el olor insoportable que se genera a causa del desborde del relleno sanitario. La zona de Coani perteneciente al Municipio de Achocalla que alberga a un centenar de familias, donde niños, niñas, personas de la tercera edad y jóvenes tienen sus hogares, aun así deben darse modos para mitigar el hedor y proseguir con sus labores cotidianas.

Durante una visita que realizo El Compadre a la zona Coani, final Alpacoma y Villa Exaltación, las dos últimas pertenecientes a la ciudad El Alto, se constató la mala calidad del aire que respiran los vecinos, producto de la ruptura de una de las celdas en el relleno sanitario.

Calles de tierra, viviendas construidas en pequeños espacios es una muestra clara del crecimiento urbano de Achocalla. La actividad económica a la que se dedica la mayoría de las familias de la zona Coani, Distrito 6, es la fabricación de ladrillos. Por tal motivo están expuestos, diariamente, a la mala calidad de aire.

«Los niños se enfermaron y tuve que mandarlos donde mi hermana que vive en Senkata», explicó Eddy vecino del sector.

Johnny Cáceres dirigente de la zona Coani explicó que en 2005 no existían viviendas construidas cerca al relleno sanitario, sin embargo, en los últimos años este panorama fue cambiando rápidamente.

«El alcalde de La Paz debería pensar en hacer otro relleno sanitario, pero en otro sector y que no afecte a los vecinos que viven en este sector», acotó.

Asimismo afirmó que el sector, por sus características, «es un lugar que fácilmente se puede deslizar”, y que la Alcaldía paceña debió tomar las previsiones necesarias para evitar que se diera la problemática actual.

Cáceres denunció que en el relleno sanitario hay una proliferación descontrolada de perros, en tal sentido, mostró su preocupación por las enfermedades que pueden ser portadores estos canes y esto puedan atentar a la salud de los vecinos que viven en los alrededores.

«Este sector se está expandiendo hacia abajo, donde el botadero, ahora ya hay fábricas (de ladrillo) y la ley dice que no debe haber nada, a seis kilómetros a la redonda, del relleno», explicó Cáceres.

Las condiciones en las que viven los vecinos, es adecuada al espacio disponible. Si bien la actividad económica de la fabricación de ladrillo es intensa, el sector no tiene características comunes de un distrito bien establecido. El sector es empinado y de acuerdo a la información proporcionada por algunos vecinos, en temporada de lluvia, se corre el riesgo de sufrir algún deslizamiento.

El Compadre se comunicó con el alcalde del Municipio de Achocalla, donde el burgomaestre accedió a realizar una entrevista vía teléfono y se le planteo las siguientes preguntas: ¿Cuántas familias viven en el Distrito 6 del Municipio de Achocalla? ¿En qué condiciones viven? Sin embargo la autoridad edil evitó responder las preguntas, arguyendo que no contaba con el tiempo suficiente para conceder la respectiva entrevista.

El crecimiento urbano y la construcción de viviendas por parte de los pobladores de Achocalla ya es una realidad.

La rotura de una de las celdas del relleno sanitario de Alpacoma, ha ocasionado que el hedor insoportable afecte a los vecinos de la zona Coani.

«Vinieron doctores y solo nos pidieron nuestros datos. Nuestros niños se están enfermando tienen vómitos, dolor de cabeza y no quieren comer por que el olor es insoportable», explicó Yovana Machicado.

Aseguró que el respirar es muy complejo e insoportable para los niños y personas de la tercera edad.

«Los doctores tenían que venir el lunes y no vinieron. Hemos esperado con los niños aquí y no llegaron», acotó.

Varios vecinos expresaron su preocupación por la falta de atención de las autoridades y que los médicos no retornaran para las revisiones de los menores de edad. (Urgentebo)

El Diario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más