450 alojamientos en El Alto son ilegales

22

La Dirección de Seguridad Ciudadana del Gobierno Municipal de El Alto, en coordinación con la intendencia municipal, por semana logran evidenciar que entre tres a 10 alojamientos ilegales son parte de los 450 alojamientos y residenciales indocumentados, donde se protege la inseguridad, el robo y la trata de personas.

Al interior de los alojamientos ilegales, se protege a infractores o personas prontuariadas, prostitución callejera, quienes luego de cometer algún hecho delictivo, suelen ocultarse en dichos ambientes.

El 60 % de 213 adolescentes que se dedican al comercio sexual eligen los alojamientos clandestinos para obtener recursos destinados al consumo de alcohol o thinner.

“Este tipo de negocios, muchas veces sirve para otro tipo de actividades ilegales, como el consumo de bebidas alcohólicas, estupefacientes, inhalantes, prostitución, el albergue de delincuentes, personas indocumentadas, quienes en mucho de los casos suelen pagar por el pernocte solo por horas o de una noche Bs 30 a 50, haciendo una suma de Bs 1.500 diarios, como ingreso mínimo, sin haber invertido nada, porque son antihigiénicos e inseguros”, detalló Dorian Ulloa.

En cuanto a las condiciones antihigiénicas en las cuales se encuentran el mobiliario de dichos alojamientos es permanente, “las condiciones de inocuidad son pésimas, solo tienen una cama y un televisor, no cuentan con el espacio adecuado en la que debería estar una habitación, los mismos colchones y supuestas sábanas están manchadas, con fétidos olores y no existe una adecuada ventilación”, añadió.

Si bien dichos establecimientos no tienen las autorizaciones de la Gobernación, porque no cumplen los requisitos, eligen mantenerse en la ilegalidad, factor que debiera ser verificado constantemente por esa instancia, pero en la actualidad solo el municipio realiza los operativos correspondientes, mientras que la Gobernación, pese a ser de su responsabilidad, solo la elude.

Los alojamientos clandestinos, de acuerdo con la Intendencia Municipal, si bien pueden ubicarse en cualquier zona, tienen una preferencia de instalarse en las troncales de cada zona, o espacios peri urbanos, “como Cruce Villa Adela, ex Tranca Río Seco, Villa Dolores, Senkata, Primero de Mayo, Terminal de Buses, donde existe afluencia de bares, cantinas y todo centro de expendio de bebidas alcohólicas.

Asimismo, los alojamientos clandestinos permiten que la gente indocumentada, prontuariada que delinque en horas de la noche, la madrugada o parte del día se encuentre protegida, al interior de estos establecimientos ilegales, que les permite el pernocte.

Los propietarios y administradores de estos negocios son quienes dejan quedarse a estas personas indocumentadas, que están involucrados en la comisión de varios ilícitos, porque al no tener identificación, nacionales o extranjeros, están supuestamente de paso, sin ropa, ni documentación que los identifique.

El Diario.