Pese al acuerdo, policías y petroleras entran a Tariquía

6

Al menos medio centenar de policías, equipados con agentes químicos, cascos y escudos, rompieron con violencia el “cerco” de comunarios que rechazan la exploración en Tariquía. De esa forma, la Policía, el Gobierno y las petroleras, YPFB y Petrobras, ingresaron a la reserva y dieron por iniciada la exploración.

La comisión ingresó pese al convenio del 1 de marzo, en el que el Gobierno, Petrobras y la Policía se comprometieron a dialogar en una reunión que estaba prevista para el 25 de marzo. La delegación llegó hasta Chiquiacá Norte, donde su población respalda la exploración de hidrocarburos.

El grupo ingresó pese a la resistencia de las comunarias, algunas cargadas de sus hijos, quienes pedían respeto a sus derechos. “Respeten nuestros derechos; el derecho a la vida y al medioambiente está por encima de cualquier otro derecho”, gritaron las mujeres.

Pero los policías, que armaron una columna de cinco filas, las empujaron y las hicieron retroceder hasta la orilla de la vía, según se ve en videos que se difundieron en redes sociales.

Uno de los policías -se observa en otro registro de video- exige a los comunarios que levanten el bloqueo, con el argumento de que el rol de la Policía es estar en todas partes del territorio nacional. “La Policía Boliviana debe estar en todas partes de Bolivia y ustedes no pueden impedir a un ente del Estado su ingreso”, dijo el efectivo.

“La Policía nos empujó, nuestros hijos lloraban, pero no les importó. Pedimos respeto a la reserva”, afirmó Yeny Mesa.

Así ingresaron los presidentes de YPFB Óscar Barriga; de YPFB, Chaco, Eduardo Paz; el viceministro de Planificación y Desarrollo Hidrocarburífero, Carlos Quispe Lima; y el representante de Petrobras en Bolivia, Benicio Pompa Antunes, y otras autoridades.

Custodiados, llegaron hasta el canchón de la comunidad Chiquiacá Norte.

El viceministro Quispe Lima explicó que ingresaron a la zona en atención a la convocatoria de las autoridades de Chiquiacá Norte. “Recibimos una vez más el apoyo total a nuestro trabajo por parte de los comunarios de la zona de influencia del proyecto, que por ley son los únicos que tienen voz y voto para dar viabilidad o no al proyecto”, afirmó.

En el acto, Barriga desconoció el acta del 1 de marzo y reafirmó que “el único consentimiento que se requiere es el de Chiquiacá Norte y no el de todos los comunarios de la reserva de Tariquía”, reportó El País de Tarija.

Petrobras se limitó a emitir un comunicado en el que expone los antecedentes del trámite que siguieron para trabajar en Tariquía.

Por su lado, los comunarios que se resisten al proyecto petrolero anunciaron que este lunes esperarán a las autoridades para dialogar. Indicaron que si no llegan a la zona, definirán medidas de protesta para hacer valer sus derechos.

Pagina Siete.