Médico Jhiery Fernández visita a su familia en Oruro en el primer día de su libertad irrestricta

El médico Jhiery Fernández visitó el sábado a su familia en la cuidad de Oruro, luego que ayer un juez, en La Paz, ordenó su libertad irrestricta, en el marco de la investigación del caso bebé Alexander.

Fernández fue condenado sin pruebas a 20 años de prisión y después de casi cuatro años de detención en el penal de San Pedro tenía arresto domiciliario, hasta ayer, cuando logró su libertad.

«El sentimiento es muy fuerte desde el primer momento que estaba entrando a la ciudad, mi corazón palpitaba de emoción, mis manos temblaban, después de cuatro años Oruro había crecido, y muchas cosas han cambiado (…) yo siempre decía lo primeo que quiero hacer es ir a mi Oruro, pasea por sus calles, comer sus delicias», dijo en su encuentro con los periodistas en la plaza de la Ranchería donde llegó junto a su familia para servirse los tradicionales chorizos.

El galeno agradeció a su familia y a todas las personas que lo apoyaron aún sin conocerlo, pero lamentó el tiempo que pasó en el penal porque no pudo compartir con sus sobrinos y primos que nacieron.

Calificó a la justicia de «indolente e inhumana», porque le inventaron un delito pues debían encontrar un culpable, aunque señaló que su caso no es el único en el país.

Fernández afirmó que la fe en Dios y en la Virgen del Socavón, de la que se declaró devoto, pues incluso bailó varios años en el Carnaval de Oruro, le dieron fuerzas y esperanzas para seguir y ver cómo salen a la luz todas las irregularidades de su proceso.

Recordó que en la cárcel ejerció su profesión y encontró a una nueva familia, ayudó a muchas personas y se comprometió continuar con esa labor.

El médico que desde el lunes trabajará en el hospital de Cotahuma de la sede de Gobierno busca ahora su absolución en el caso.
sdq/ma ABI

 

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más