Pelea de gallos, una tradición de maltrato animal en el país

Pelea de gallos, una tradición sangrienta que desafía normativas.

A pesar de la vigencia de leyes para la defensa de los animales contra actos de crueldad y maltrato, estas prácticas persisten. En muchas poblaciones del oriente y el sur del país celebraron el “Día de la Tradición”, sus habitantes mostraron orgullosos sus costumbres, dejando de lado el sufrimiento al que son sometidos los animales, como en la pelea de gallos.

Esta tradición centenaria es cuestionada por las desgarradoras escenas de violencia y sangre que se viven en el combate de animales preparados para matar o morir. En varias partes del país están prohibidas, mientras que algunas alcaldías en Chuquisaca lo declararon como patrimonio, pese a la vigencia de la Ley 700 para la Defensa de los Animales.

La mencionada norma nacional en el inciso a) del artículo 6 prohíbe el uso de animales en prácticas de instrucción militar, policial u otras, en las que se provoque la muerte o sufrimiento del animal.

Según una publicación del Correo del Sur, en Sucre está prohibido el desarrollo de estas actividades. “No hay una ley para que estos eventos se desarrollen y, como se consumen bebidas alcohólicas, actuamos y clausuramos el local por no tener permiso para su funcionamiento”, sostuvo recientemente el responsable de Espectáculos Públicos de la Alcaldía, David Ortega, quien dijo que como antecedente, en junio pasado se clausuró el local “Quiquiriquí”, en la zona de Alto Mesa Verde.

La presidenta de la Comisión de Desarrollo Social del Concejo Municipal de Sucre, Aydée Nava, manifestó también que “no se puede avalar que sólo por tradición se permita la pelea de gallos a sabiendas que los animales se enfrentan y se van dañando. No ha llegado a esta comisión ninguna solicitud de alguna persona natural o jurídica para permitir estos actos”, enfatizó.

Cabe recordar que la Declaración Universal de los Derechos Animales, aprobada en 1978 por la Organización de la Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) y posteriormente por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), puntualiza que los animales tienen derechos a una vida digna.

Asimismo, la publicación da cuenta que en la capital del país, se calcula que unas 1.500 personas se dedican a la cría de gallos de pelea. Hay cinco coliseos establecidos donde cada mes se realizan estos torneos. Al haber crecido en número los galleros y la migración de muchos pobladores de Chuquisaca Centro y el Chaco a Sucre, las riñas se establecieron cada mes.

Los criadores comúnmente no venden sus gallones, pero se conoce que los pollones podrían costar unos $us 100, mientras que los gallos de riña entre 3.000 y 5.000 dólares. Depende del prestigio del dueño en las peleas que participa en los diferentes torneos.

En estas peleas los participantes apuestan, según su preferencia, al gallo que le parezca interesante o al gallero más conocido, generalmente por tener un récord con sus animales preparados.

Los montos en las apuestas pueden ser en dólares o en bolivianos, a partir de los 500 o 1.000 bolivianos. Cada participante debe atenerse a las reglas, ya que se enfrenta a la posibilidad de ser expulsado de los eventos si no paga lo acordado.

El Diario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más