Richard Choque cubrió con cal los cuerpos para no dejar ningún rastro

Luego de asesinar a sus víctimas, Richard Choque cubrió los cadáveres con cal para que no pudieran ser rastreados. Fue una de las revelaciones que salió a la luz el lunes, el día de la reconstrucción de los crímenes en su casa que se encuentra en la zona Ballivián de la ciudad de El Alto.

“Es tan consciente (de los crímenes) que las enterró y puso cal. Este (compuesto) es empleado para que el perro no pueda detectar el olor de la putrefacción (de los cuerpos). Vemos que nada fue casual, que no estaba ebrio, sino que conocía estos delitos”, declaró el fiscal departamental, William Alave.

Choque no tomó esa previsión en su primer crimen en 2011 porque los perros de la Policía hallaron el cuerpo de su primo.

De acuerdo con el fiscal departamental de La Paz, el delincuente solicitó un gato para cuidarlo en su celda, puesto que es amante de estos animales.

Según la autoridad, en la reconstrucción del lunes dijo que mató a una de sus víctimas porque maltrató a su gato.

Alave dijo que el delincuente relató que estaba bebiendo con una de sus víctimas, ella pateó a su gato y él reaccionó y la mató.

“Además, en las excavaciones que hemos realizado (en la casa de Choque), encontramos restos óseos envueltos en una frazada, pensamos que era un niño y vimos que se trataba de un gato porque tenía pelos”, aseguró el representante de la Fiscalía.

La autoridad del Ministerio Público indicó -además- que había “una coincidencia, de haber matado a una persona sólo por patear a su gato. “La mató y enterró en la última habitación del patio”, afirmó.

Pagina Siete.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más