FmBolivia
Radio FmBolivia

Análisis: Para Putin, el pueblo ucraniano no existe y su nacionalismo es expansionista

10

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

«Rusia recupera su integridad histórica». La cita es de un artículo de la agencia de noticias RIA-Novosti publicado por error el 26 de febrero antes de ser retirado a las pocas horas. La nota, que solo iba a publicarse tras la victoria rusa en Ucrania, detalla los verdaderos objetivos de la guerra: garantizar la seguridad de Rusia, pero también corregir un «error histórico» devolviendo a Ucrania a su órbita. Este es el análisis de Julien Théron, investigador del Instituto de Estudios Políticos de París.

RFI: ¿Los objetivos detallados en el artículo de RIA-Novosti están en línea con la «visión» geopolítica e histórica de Vladimir Putin?

Julien Théron: Absolutamente, porque, según Vladimir Putin, el pueblo ucraniano no existe. El propio presidente ruso lo escribió en un artículo publicado el pasado mes de julio: considera que los ucranianos no forman realmente una nación, que son rusos como los bielorrusos y que, por tanto, sería natural que los pueblos pertenecientes a la misma nación existieran en el mismo Estado. Y eso fue incluso antes de la negación del Estado ucraniano que precedió a la invasión. Existe, pues, una especie de construcción mitológica, una visión del mundo en la que Rusia tiene una especie de derecho natural sobre un montón de pueblos. En el caso de Ucrania, se trata de una cuestión casi imperial, rusa, eslava. Pero quizás mañana, si tomamos el caso de Georgia, hablaremos más de la herencia de la URSS, porque Georgia fue parte de la Unión Soviética. Rusia podrá entonces tocar otra cuerda histórica para explicar que Georgia también debe estar bajo la tutela de Moscú. Es importante entender que se trata de una construcción intelectual más que de una realidad jurídica o geopolítica.

En este artículo de RIA-Novosti, se hace referencia al fin de la URSS, pero también a esta idea de una Rusia medieval cuyo origen está en Kiev. Y que sería necesaria una «venganza de la historia» para que Rusia recuperara este territorio. ¿Cómo podemos descifrar lo que parece ser un choque de fechas y referencias históricas al servicio de este proyecto de invasión de Ucrania?

Se trata, por supuesto, de un revisionismo histórico que permite reconstruir la historia en función de los intereses de cada uno, para que se corresponda con las ambiciones contemporáneas. La cuestión histórica es muy problemática hoy en día en Rusia: tanto si se trata de historiadores que trabajan sobre el estalinismo como de la prohibición de Memorial*, existe una relación con la historia que es puramente política. Hay que entender que si todos los pueblos hicieran eso en el mundo actual, habría un número absolutamente infinito de guerras, reclamando tal o cual periodo, tal o cual territorio, tal o cual dominio sobre otro pueblo.

Otra idea apuntada en este artículo de RIA-Novosti es que Rusia debe actuar con rapidez porque habría una especie de carrera contrarreloj para evitar que Ucrania salga definitivamente de su órbita.

Está claro que los pueblos bielorruso y ucraniano, los tres pueblos bálticos, el pueblo georgiano y un cierto número de pueblos que estaban muy vinculados a Rusia desconfían ahora completamente, no de los propios rusos, sino de la política del Kremlin. Y desde ese punto de vista, sí que hay una carrera contrarreloj porque todos estos pueblos comprenden el interés que tienen en tener garantías de democracia, Estado de Derecho y derechos humanos que presenta la Unión Europea y garantías de defensa con la OTAN. Por lo tanto, existe una verdadera carrera contra el tiempo y una influencia que retrocede.

¿Es posible datar esta obsesión de Vladimir Putin con la historia en general, y con la historia rusa en particular? ¿Y explicar las fuentes de esta obsesión?

Desde el principio de su mandato presidencial, de hecho, desde que llegó al Kremlin bajo el ala de Boris Yeltsin, Vladimir Putin demostró que tenía la intención de restaurar una política de poder. Por ello, comenzó con el gran trauma del ejército ruso en los años 90 y fue a través de Chechenia que ganaría el poder en Moscú. Luego, en 2007, está el famoso discurso en la Conferencia de Múnich como reacción a la invasión estadounidense de Irak. Luego, en 2008, se produjo la invasión de Georgia. Así que podemos ver que es progresivo, pero que esta ambición ha existido desde su llegada al Kremlin.

¿Sabemos qué eco tiene esta obsesión histórica de Vladimir Putin entre los rusos? ¿Hay una aprobación de este gran proyecto como vimos en 2014 en el momento de la anexión de Crimea?

Es muy difícil de evaluar por dos razones. En primer lugar, porque el Kremlin intenta transformar el patriotismo ruso -que es muy fuerte- en un nacionalismo expansionista, y es bastante difícil intelectualmente separar ambos. La segunda razón es que, obviamente, las estadísticas son muy difíciles de realizar en Rusia. Ciertamente, Vladimir Putin tiene un número considerable de personas que le apoyan y también un número considerable de personas que se oponen a él, pero es muy complicado establecer la proporción entre ambos. Esta proporción también puede moverse en función de la política interna, de las reformas socioeconómicas que se emprendan, pero también de la política internacional. Ahora, precisamente, la acción internacional del Kremlin es un medio para compensar unos logros que no son muy grandes en la escena interna. Y así se instrumentalizan estas cuestiones para mantener el poder en el lugar.

*Julien Théron, investigador en Sciences-Po París, especialista en conflictos y seguridad internacional, y coautor con Isabelle Mandraud del libro: Poutine, la stratégie du désordre (éditions Tallandier, 2021).

Fuente: Urgente.bo

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas