Caso de feminicidio pasó por 4 tribunales y por tercera vez podría volver al principio

0

El proceso por el feminicidio de Verónica Quintana se inició el 2013 en un juzgado de El Alto y desde entonces pasó por cuatro tribunales, y nuevamente corre el riesgo de volver a fojas cero por el cambio de jueces del Tribunal 5to de Sentencia de La Paz.

«Nadie asume responsabilidad por la retardación y el riesgo de que el caso quede en la impunidad» dijo a ANF Rosario Méndez, madre de la joven que fue encontrada muerta el 10 de agosto del 2013 en el cerro Laura Marka de Llojeta, en la ciudad de La Paz.

Detalló que «sería la tercera vez que vuelve a fojas cero. Originalmente el proceso radicó en el Tribunal 1ro de Sentencia de El Alto, por la renuncia de los jueces pasó al Tribunal 2do de Sentencia y se empezó de cero, los jueces fueron recusados, y se hizo cargo el Tribunal 3ro de Sentencia pero los jueces renunciaron el 2017, el caso pasó al tribunal 5to de Sentencia que está a cargo del proceso desde el 2018».

Según Méndez, del total de audiencias convocadas en casi seis años de proceso se cumplieron sólo un 40%, debido a la ausencia de los jueces o fiscales, a la chicana de la defensa de las dos mujeres y tres varones que fueron imputados por violación agravada y asesinato.

«Ellos gozan de detención domiciliaria, obstaculizan el proceso y no tienen interés en que culmine porque han seguido sus vidas con normalidad, han terminado sus estudios, se han casado, han tenido hijos, se pasean por las calles porque nadie controla que cumplan la medida restrictiva» reclamó.

El temor de la madre de la víctima es que debido al tiempo transcurrido un nuevo cambio de tribunal podría ser utilizado por los imputados como argumento para demandar la extinción del proceso.

«Desde el día en que comenzamos a peregrinar por justicia hemos enfrentado muchas irregularidades en el levantamiento del cuerpo y la autopsia, la negativa a darnos el informe forense que arroja la información sobre el ADN del autor o los autores de la violación, la suspensión reiterada de audiencias» dijo.

El pasado 25 de marzo se suspendió la audiencia en la que el Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) debía presentar una nueva prueba de ADN que permitirá establecer con precisión quién violó a Verónica Quintana «aunque parezca mentira a casi seis años de su muerte ese importante detalle recién será revelado» pero para sorpresa de la parte acusadora «el presidente del Tribunal, Joaquín Moller, nos informó que los jueces técnicos fueron removidos de sus cargos y que el tribunal quedó acéfalo».

Según anunció Moller a los querellantes, esto obligaría a reiniciar el proceso de fojas cero con los nuevos jueces designados.

La familia de Verónica Quintana asegura que esta situación transgrede la Ley 348 que garantiza celeridad, gratuidad y no revictimización en los procesos por feminicidio, pero «Vamos por el sexto año, tuve que prestarme 15.000 dólares del banco para pagar los trámites judiciales y a los abogados, la tensión del proceso ha provocado mi divorcio, una y otra vez debemos atestiguar y repetir nuestros alegatos mientras los imputados se han acogido al silencio» lamentó Rosario Méndez.

Informó que, advertida del riesgo de comenzar todo de cero, presentó una queja ante el Consejo de la Judicatura y solicitó que, dado que faltan cuatro audiencias, «el juicio culmine con un juez como ocurrió en otras oportunidades».

Convocó a una concentración y vigilia para este lunes en puertas del Tribunal Departamental de Justicia para evitar que el proceso sea declarado derivado a otro tribunal que deberá empezar todo de cero y anunció que como último recurso demandará al Estado ante instancias internacionales.

El feminicidio de Verónica Quintana figura ente los ocho casos emblemáticos de la auditoría jurídica internacional sobre feminicidio en Bolivia que presentó la Clínica Internacional de Derechos Humanos de la Universidad de Harvard el pasado 22 de marzo.