FmBolivia
Radio FmBolivia

Antes de morir, Nelly sufrió violencia y dejó a su asesino

101

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Antes de morir, Nelly S. H. C., de 21 años, fue víctima de violencia en reiteradas ocasiones de parte de su pareja, Efraín T. C., de 28 años. Luego de sufrir golpes e insultos constantes, la joven casi siempre perdonaba a su verdugo porque pensaba que cambiaría.

En una ocasión, la joven se animó a denunciar al agresor por violencia, pero luego desistió. Pensó que Efraín cambiaría, pero eso no se materializó.

Un informe preliminar de la Policía indica que Efraín “ya tenía antecedentes de violencia y cumplía detención domiciliaria. Pero, a pedido de la víctima se logró revocar la medida cautelar”.

El comandante provincial de Policía de Uncía, Juan Carlos Salcedo, explicó a Página Siete que Nelly y Efraín convivieron por un tiempo, pero se separaron. “Aún está en investigación el caso, se definirá por cuánto tiempo la pareja se alejó”, aseguró el uniformado.

Pese a la separación, el agresor visitaba la casa de la mamá de Nelly, donde la joven vivía con su pequeño de tres años. “Era como parte de sus derechos”, dijo.

El pasado lunes, la expareja de la víctima ingresó a la vivienda. Mientras el pequeño jugaba con su prima en el patio, Efraín ingresó a una habitación para conversar con Nelly.

En el cuarto, según la investigación preliminar, la pareja tuvo una discusión. Él arrojó a Nelly al suelo y golpeó su cabeza. Luego, levantó a la víctima, la puso sobre la cama y la estranguló”, dijo la autoridad policial.

Aclaró que no se encontraron indicios de consumo de bebidas alcohólicas. “Todo eso (el asesinato) lo hizo en presencia del niño”, contó el oficial policial.

Salcedo explicó que luego del hecho, el hombre agarró a su hijo y lo sacó de la vivienda. “Al salir cerró con un candado la habitación y se fue”, agregó.

El verdugo llevó al pequeño a una comunidad de Chiru Chiru del ayllu Layme. En este lugar, el agresor tapó la boca y la nariz de su hijo hasta quitarle la vida.

Después, el autor se quitó la vida. Al día siguiente, la mamá de la joven vio que la habitación de Nelly estaba cerrada y en silencio. Se acercó a una de las ventanas y vio a su hija encima de la cama.

“Al verla así, rompió el vidrio de la ventana y le gritó, pero Nelly no respondía. Tampoco estaba el niño, por lo que acudió a la Policía para informar del hecho”, indicó el oficial.

Los efectivos policiales realizaron el levantamiento del cadáver de Nelly; horas más tarde encontraron los cuerpos sin vida del niño y de su progenitor.

En este municipio potosino todavía se realizan las investigaciones correspondientes. Los funcionarios de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia indicaron que no pueden dar un reporte al respecto.

De acuerdo con la autopsia médico-legal practicada por el Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), la causa de muerte de la víctima de feminicidio es traumatismo craneoencefálico cerrado y asfixia mecánica por estrangulamiento.

El niño de tres años murió por anoxia cerebral por oclusión de vías respiratorias, intoxicación y muerte violenta. El autor falleció por asfixia mecánica por ahorcamiento.

81 mujeres asesinadas

Con el caso de Nelly y su niño, el país ya sumó 81 casos de feminicidio y 27 de infanticidio en lo que va del año, según datos del Ministerio Público.

“Son alarmantes estos números porque al parecer nuestras instancias encargadas de la prevención contra la violencia no están siendo efectivas”, explicó ayer el secretario general de la Fiscalía General del Estado, Edwin Quispe.

La autoridad del Ministerio Público aseguró que preocupa de sobremanera estos hechos. Por eso hizo un llamado a las autoridades nacionales y locales, en especial de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz.

Los tres departamentos reportan la mayor cantidad de feminicidios. “Pedimos a las gobernaciones y a las alcaldías que puedan endurecer sus políticas de lucha contra la violencia, siendo que el feminicidio es el último eslabón de una espiral y cadena de violencia”, dijo Quispe.

De los 81 casos de feminicidio, el departamento de La Paz reporta 30 casos; Santa Cruz, 14; Cochabamba, 11; Oruro, siete; Potosí, ocho; y Chuquisaca, cuatro. A la lista se suman Beni con tres casos, Tarija con tres y Pando con uno.

Además, de los 27 infanticidios que se registraron en el territorio nacional, La Paz reporta nueve; Chuquisaca, siete; Potosí, seis; Santa Cruz, dos; Cochabamba, dos; y Tarija, uno.

“Pedimos a las entidades encargadas de protección de la seguridad de los niños y niñas a nivel nacional puedan implantar políticas de prevención de lucha contra este flagelo. (Los menores de edad) porque son los sectores más vulnerables y necesitan el resguardo de la población, además deben estar seguros”, aseguró Quispe.

Los otros casos que se registraron en 6 días

Dolor En Oruro se reportó el segundo caso. Luisa A. M., de 54 años, fue encontrada el domingo sin vida y con signos de violencia en San Pedro de Huanuni (Oruro), de acuerdo con el fiscal asignado al caso, Mauricio Ramírez.

Investigación Ese mismo domingo ocurrió el tercer caso de feminicidio. Juliana C. L., de 42 años, fue encontrada sin vida en la carretera de la comunidad de Sella del municipio de San Lorenzo del departamento de Tarija.

Violencia Jhoselin, de 18 años, fue vejada y encontrada inconsciente en un estanque en Coro Coro. Murió horas después. “La autopsia médico-legal indica que habría fallecido por traumatismo encéfalo-craneal”, dijo un funcionario de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv).

Pagina Siete.

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas