Locura culé, Barsa y una noche mágica

La locura que invadió el estadio de la Cerámica con un final que estableció el equilibrio entre Villarreal y Barcelona, entreabre ligeramente la pelea por la Liga a la que se aferra Atlético Madrid, que el próximo sábado visita al líder en su última oportunidad de provocar el renacimiento del torneo. Una remontada impensable de los amarillos, que dio la vuelta a una desventaja de dos goles en casa para situarse con 4-2 se frustró con los dos tantos en el tiempo añadido de los azulgranas, que recurrió al carácter y al talento de Leo Messi y Luis Suárez para esquivar su tercer revés en la competición.

Sorprendente. Fue una noche épica. A la que recurrió, primero, el conjunto de Castellón y el azulgrana después, con todo perdido. Afrontará la cita ante Atlético con ocho puntos de ventaja, dos menos de los que tenía al arrancar la jornada. Villarreal estuvo a punto de propinar al campeón la misma medicina que mal digirió el pasado fin de semana ante Celta cuando llegó a disponer también de dos goles de renta y salió malparado de Balaídos en un choque relevante para la permanencia. Y es que es la salvación lo que pretende el conjunto castellonense. La estancia en la máxima categoría inunda de presión al conjunto de Javi Calleja, que revitalizó su ánimo con este marcador de enjundia. Fue Luis Suárez el que rescató, a última hora al conjunto azulgrana y evitó la derrota. Aún así, el Barcelona se dejó dos puntos que reaniman algo una competición aparentemente enterrada, pero que adquiere una dimensión nueva ahora y, sobre todo, si el Atlético Madrid es capaz de salir el sábado con los tres puntos del Camp Nou. El choque entre los dos primeros de la tabla recobra relevancia.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más