Tres casos acorralan a Santos Quispe, está en la cuerda floja

El gobernador de La Paz, Santos Quipe, sumó su tercer proceso al ser sorprendido el martes en la noche con bebidas alcohólicas en su despacho y en estado de ebriedad. La autoridad es acusada de uso indebido de bienes del Estado.

La denuncia fue interpuesta por Israel Alanoca y María Góngora, asambleístas de Somos Pueblo, quienes sorprendieron a Quispe en los ambientes de la administración departamental. Además, en el lugar estaban nueve personas, seis mujeres y tres varones, quienes presuntamente son funcionarios.

“En caso de que haya una imputación, nosotros podremos designar a un gobernador interino, porque este señor no da la talla como autoridad del departamento de La Paz. Si este señor tiene el mínimo de decencia y moral, debería renunciar a su cargo”, manifestó Alanoca.

El presidente del legislativo departamental, Luis Surco, expresó que la instancia que preside se sumará a la denuncia y analizará si se destituirá o no al Gobernador.

“Hace días dijo que está perseguido por un grupo del MAS, pero la población paceña vio que no es así, él mismo comete esos errores y no es la primera vez”, enfatizó.

Héctor Arce, diputado del MAS, y el asambleísta departamental de la misma sigla Luis Ramos pidieron a Quispe que dimita a su cargo.

Denuncias en su contra

En junio de 2021, Quispe fue denunciado por el asambleísta Leopoldo Chui, de Jallalla, por haber chocado un vehículo oficial junto a su chofer, cuando supuestamente estaban en estado de ebriedad. Es procesado por uso indebido de bienes del Estado. El Gobernador negó que estuviera al volante.

En diciembre se querellaron en su contra por designar a una notaria que supuestamente no cumplió con los requisitos para ocupar el cargo. Por esta causa es acusado de resoluciones contrarias a la Constitución y a las leyes, nombramientos ilegales e incumplimiento de deberes.

Cursa una tercera denuncia en su contra por uso indebido de bienes del Estado, que fue interpuesta por asambleísta de Somos Pueblo, después de que fuera sorprendido el martes en su despacho con bebidas alcohólicas.

El hecho

Aproximadamente a las 21:00, el asambleísta Israel Alanoca recibió la llamada de servidores públicos, que denunciaron que Quispe consumía bebidas alcohólicas en sus oficinas. A las 22:00 se hizo presente, junto a María Góngora, en la Gobernación.

En el despacho escucharon risas y música de cumbia y chicha. Tras ello, los legisladores procedieron a llamar a la Policía. Cuando los uniformados llegaron, Quispe trancó la puerta de su oficina para evitar que ingresaran. Cuando lograron entrar, vieron al Gobernador junto a nueve personas, quienes se escondieron en el baño.

Alanoca detalló que fueron encontradas 60 latas de cerveza. Luego de tres horas, los uniformados llevaron a la autoridad, que estaba en estado de ebriedad, a celdas de la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen (Felcc).

La defensa de Santos Quispe alega que estaba sobrio. Sin embargo, videos difundidos en redes dan cuenta de lo contrario.

Hasta el cierre de edición de esta nota, el Gobernador permanecía en celdas de la Felcc. Se prevé que su audiencia cautelar se llevará adelante hoy, después de ser imputado.

La normativa

La Ley del Funcionario Público establece que es servidor público toda aquella persona, sin importar la jerarquía, que preste servicio en entidades del Estado. La conducta de ellos, según esa norma, debe “estar inspirada en principios y valores éticos de integridad, imparcialidad, probidad, transparencia, responsabilidad y eficiencia”.

“Los servidores públicos están sujetos a las siguientes prohibiciones: (…) utilizar bienes inmuebles, muebles o recursos públicos en objetivos políticos, particulares o de cualquier otra naturaleza que no sean compatibles con la especifica actividad funcionaria. Realizar o incitar acciones que afecten, dañen o causen deterioro a los bienes inmuebles, muebles o materiales de la Administración”, se lee en el artículo 9.

Según el abogado Roy Ferreira, su defendido, Santos Quispe, no estaba en estado de ebriedad cuando fue sorprendido en su oficina, por lo cual se cometió un ilícito al aprehenderlo. “Está más sobrio que todos nosotros”, sostuvo el jurista ante la prensa.

3 DENUNCIAS pesan en contra del gobernador Santos Quispe. Lleva menos de un año en el cargo.

Pagina Siete.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más