Piden que casas de asesino sean retenes o capillas

Los padres de Richard Choque, el violador y asesino serial, tienen dos casas en los barrios San Martín y Ballivián de El Alto. En ambos inmuebles, el delincuente enterró a cuatro de sus víctimas.

Los crímenes causaron conmoción en los vecinos, quienes se oponen al retorno de los familiares del feminicida y proponen que los inmuebles se conviertan en módulos policiales. El Gobierno sugirió que una de las casas se vuelva una capilla.

“Hablamos con el vicepresidente (David Choquehuanca) que ese lugar (la casa del asesino en la zona de Ballivián) sea un sitio para recordar a las víctimas, que sea una capilla porque este inmueble no quedará en manos de quienes han sido parte de este crimen. Hubo complicidad y encubrimiento de quienes han dado el inmueble para que se cometan estos delitos”, declaró el ministro de Justicia, Iván Lima.

La autoridad agregó que “el resto” va a quedar en manos de las víctimas y del Estado para la investigación penal. “Por eso, nuestro mensaje es colectar las pruebas, proceder a la demolición para ver que no existan más cadáveres enterrados. Haremos el trabajo de la manera más rápida posible”, sostuvo.

El inmueble en la zona de Ballivián tiene casi 1.000 metros cuadrados. En este predio se hallaron los cuerpos de las dos jóvenes de 15 y 17 años.

En el barrio de San Martín, el padre de Choque tenía un terreno de 180 metros cuadrados. En este inmueble, en 2013, hallaron el cadáver de una joven que fue asesinada por Choque.

Ayer, la Policía encontró el cuerpo de Fidel, primo y víctima del asesino serial. El crimen ocurrió en 2011.

Fuente: Pagina Siete

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más