Pobladores dudan de dirigentes de Fejuve

5

La intromisión política partidaria y la permisividad de los dirigentes han generado que Fejuve no reciba ninguna confianza de los vecinos de base en todos los distritos municipales alteños.

Juan Carlos Machaca es uno de los dirigentes vecinales afín al Movimiento al Socialismo, quien fue denunciado por maltratos y abuso de autoridad, por lo que fue desconocido y posteriormente suspendido.

Pero este no fue el único dirigente que se prestó a los intereses políticos partidarios, como él de acuerdo con Pablo García vecino del D-7 la Fejuve en los últimos cinco años posesionó a más militantes partidarios que representantes vecinales.

“No podemos cerrar nuestra mirada ante una inadecuada realidad a la que han llegado varios representantes de Fejuve y la propia central Obrera Regional (COR), todos ellos apéndices del partido de Gobierno, leales a estas instancias políticas antes que a las propias necesidades de sus propios distritos vecinales y menos a las necesidades de El Alto”, explicó.

En la misma lógica Guillermo Achacollo del D-8 lamenta que muchas necesidades de esta urbe no fueron atendidas adecuadamente ni por el partido de Gobierno y menos por el partido del municipio a la cual responde Soledad Chapetón a quien la responsabilizan de hacer el mismo “modo de operar” de los partidos tradicionales de apoyar y elegir representantes vecinales afines a su partido político que olviden las demandas vecinales.

“Otro de los grupos que nos ha demostrado que tienen la misma finalidad fue cuando surgió la otra Fejuve que si bien dio la imagen que emerge ante la ausencia de la representación vecinal, porque los dirigentes y sus instalaciones se habían convertido en casas de campaña, pero a la final nos han demostrado que respondían al partido político de la Alcaldesa, aspecto que tampoco llega a satisfacer a los vecinos alteños, porque para ser atendidos nos han demostrado que debemos ser militantes, mudos y no demandantes sociales. Pero ahora tenemos una realidad que lastima a las organizaciones sociales y es que esta organización no satisface los apetitos personales y es por eso que ahora se tienen renuncias y desconocimientos de forma continua que desacredita a la organización”, lamentó.

En tanto el concejal Francisco Tarqui de Sol.Bo, dio a conocer que las divisiones que se mantienen en Fejuve posterga el desarrollo urbano, porque en la actualidad debería realizarse las discusiones sobre la elaboración del Plan Operativo Anual (POA) del próximo año y solo se dan a conocer renuncias y desconocimientos de dirigentes sin bases.

“Las organizaciones están divididas por intereses políticos partidarios y no para responder a las necesidades vecinales, es urgente que todas las organizaciones sociales retomen los objetivos por los cuales han sido creadas y que se despartidicen estas instancias que han generado más postergación y atraso a nuestra ciudad. En el caso de Fejuve debe estar demandando la planificación de diferentes proyectos en salud, educación, seguridad ciudadana, empleo y problemas sociales antes que buscar ser apéndice de otros intereses”, enfatizó.

En los últimos meses y mucho más en esta etapa de comicios electorales, Fejuve ha sido afectada por los intereses personales de quienes solo buscan un “trampolín” a las candidaturas no solo a ser parlamentarios, sino concejales, asambleístas departamentales y todas aquellas representaciones donde puedan ser aprovechados por los grupos partidarios de posibilitar su “modo de vivir”, añadió.

El desprestigio de Fejuve ante los ojos vecinales y la pérdida de confianza es otro de los resultados que surge en varios de los distritos urbanos y rurales, donde establecen que solo la movilización y el acto de protesta son las únicas “armas” para ser atendidos por las autoridades locales, departamentales y nacionales, dejando de lado a las organizaciones vecinales y sociales hoy en día desconocidos.

El Diario.