Gobierno del MAS no actualizó protocolos para enfrentar epidemias como la del coronavirus

35

La epidemia del coronavirus, que motivó una declaratoria de emergencia global, movilizó a las autoridades sanitarias del país con miras a actualizar los protocolos que permitan contener al virus. Esta tarea no fue desarrollada por el gobierno del MAS, según revelaron autoridades nacionales.

«No tenemos publicaciones de normas o protocolos, estamos vacíos. El pasado gobierno ha tenido 14 años para actualizarlas o promover la elaboración de nuevas normas, pero no lo han hecho», manifestó a la ABI, Carola Valencia, jefa nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud.

Según Valencia, esta situación ha dificultado el desarrollo de acciones inmediatas en atención a la emergencia emitida el 30 de enero por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

«No existe y no ha existido una gestión técnica, sino más bien creo que hubo una gestión de gastos administrativos que es diferente a una gestión técnica (que tiene que ver) con una propuesta de estrategias y de ver qué prevalencias hay respecto a las enfermedades», dijo.

La jefa nacional de Epidemiología explicó que ante la inexistencia de estos protocolos se han propuesto resolver el problema en un lapso no mayor a tres meses de manera que existan capacidades plenas en los servicios departamentales de salud, no solo para el coronavirus sino para el conjunto de enfermedades virales.

«No tenemos los protocolos para enfermedades no trasmisibles, leishmaniasis, VIH, arenavirus, entre otras (…). La prioridad es promover estas normas, sacarlas y publicarlas en el primer trimestre. Los técnicos están trabajando duro para lograrlo y así mostrar que esta es una gestión técnica», explicó la especialista.

En esa misma línea, el presidente del Colegio Médico de La Paz, Luis Larrea, señaló que la prueba de fuego para el gobierno del MAS fue el brote de los casos de arenavirus el 2019 en la población de Caranavi, La Paz. Ese mal, que en principio fue difícil de identificar por su parecido con el dengue, acabó con la vida de tres personas: un comunario, un médico y una enfermera.

«Fue el arenavirus lo que probó que no tenemos las condiciones para atender esos virus, tampoco niveles de bioseguridad para los médicos y enfermeras debido a la forma de transmisión», agregó.

La jefa nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud, Carola Valencia, precisó que la herencia de la pasada gestión en materia de salud fue más bien una gestión política.

Los funcionarios del Ministerio de Salud se dedicaban a viajes bajo el pretexto de realizar ferias de la salud que «coincidían con la campaña electoral» u otras actividades gubernamentales.

«De esta unidad (epidemiología) prácticamente se desplazaba a todo el personal que dejaba sus funciones para satisfacer una gestión política. Eran excesivos viajes y gastos en cosas que no correspondía, cuando ellos deberían sentarse a hacer lo que estamos haciendo gestión técnica, diseñando estrategias y proyecciones», informe.

Durante los casi 14 años del MAS en el Gobierno, el Ministerio de Salud tuvo al menos cinco titulares. Además, la relación con el sector profesional de los médicos se deterioró y, práctica mente, no existía coordinación.

Larrea coincidió con la especialista y afirmó que la salud fue politizada durante mucho tiempo y que ello se reflejó en la designación de autoridades sin los méritos y conocimientos necesarios o en las pésimas condiciones de infraestructura y personal que recrudecieron con la implementación del cuestionado Sistema Único de Salud (SUS).

«Todo esto que se ha hecho en el pasado repercute en nuestra realidad actual: no estamos preparados para afrontar epidemias o de infecciones muy graves», agregó.

Según la OMS, los coronavirus son una extensa familia de virus, algunos de los cuales puede ser causa de diversas enfermedades humanas que van desde el resfriado común hasta el SRAS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo).

El 31 de diciembre de 2019, la OMS recibió reportes de varios casos de neumonía en Wuhan, ciudad situada en la provincia china de Hubei. Se trataba de un virus distinto a los conocidos.

Una semana más tarde se lo identificó como un nuevo coronavirus que causaba el resfriado común y enfermedades como el MERS y el SARS. Este nuevo virus recibió el nombre provisional de 2019-nCoV.

A la fecha, el conteo de la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos señala que 259 personas fallecieron por el coronavirus en China y que existen 12.037 casos confirmados a nivel mundial.

Coronavirus: ¿Estamos preparados en Bolivia?

Ante lo anteriormente expuesto surge la pregunta ¿Estamos preparados para afrontar una epidemia de la magnitud del coronavirus? En la opinión de Valencia, si lo estamos pese a las limitaciones y el trabajo transdiciplinario y científico es clave para el éxito de esta labor.

«Estamos convocando a instancias, como la Sociedad Boliviana de Infectología, que nos van a fortalecer técnicamente porque antes hubo un trabajo muy aislado. Reactivamos los hospitales centinela que no fueron usados debido a que, salvo casos aislados de arenavirus y hantavirus, no se presentaron graves emergencias», explicó.

Los centros centinela son áreas específicas de aislamiento dentro de determinados hospitales en el eje trocal del país, sitios a donde serán conducidos los casos sospechosos de coronavirus. Allí los pacientes serán sometidos a tratamientos y estudios para confirmar si son portadores de este mal.

Del mismo modo, la especialista destacó que el Ministerio de Salud ya comenzó con una serie de acciones, como la dotación de equipos, trajes especiales, capacitación a personal médico en los aeropuertos y el fortalecimiento de los servicios de salud, para hacerle frente a este mal.

«Estamos encarando una nueva epidemia y podemos decir que estamos avanzando conjuntamente con la OMS y sus directrices», agregó.

Contrariamente, el presidente del Colegio Médico de La Paz reconoció que aún no estamos listos para afrontar este tipo de virus y que se deben extremar esfuerzos en los trabajos de prevención «para que no se tenga una catástrofe en el país».

«El coronavirus no ha llegado todavía a Bolivia, pero sí sabemos qué síntomas tiene, que órganos lesiona y que puede ser letal. Por lo tanto, lo que más tenemos que hacer es informar a la población y al personal de los aeropuertos y las aerolíneas. Si hacemos una buena alerta evitaremos mayores contratiempos», dijo.

No hay casos sospechosos ni confirmados en Bolivia

Tras desatarse la epidemia en China, las redes sociales se vieron plagados de distintos contenidos sobre el coronavirus, gran cantidad de ellos basados en noticias falsas o simples especulaciones.

Lo cierto es que, según el último informe oficial del Ministerio de Salud y el representante de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en Bolivia, Alfonso Tenorio, en el país no se ha registrado ningún caso sospechoso, ni mucho menos confirmado de coronavirus.

«Los únicos casos confirmados en América son cinco en Estados Unidos y dos en Canadá», aclaró Tenorio en contacto con radio Illimani.

El representante explicó que Bolivia, como país miembro de la OMS y ante la emergencia por el coronavirus, pone en práctica el denominado Reglamento Sanitario Internacional del 2005 que «obliga a los países a seguir recomendaciones para evitar la propagación de epidemias y evitar las pandemias».

«Las recomendaciones son básicamente: fortalecer las capacitaciones para detectar a las personas sospechosas de portar esta infección; notificarlas, aislarlas y manejar estos casos adecuadamente», agregó.

Asimismo, resaltó la reacción de las autoridades sanitarias de Bolivia que han determinado conformar un Comité Multisectorial de Prevención y Control del Coronavirus que definirá los protocolos que se usarán en los aeropuertos y puntos fronterizos.

Finalmente, Tenorio pidió a la población no generar falsas alarmas, ya que no existen vuelos directos de China a Bolivia y que, en caso de registrarse el ingreso de un caso sospechoso al país, se tomen los recaudos necesarios para confirmar o descartar si se trata de un cuadro de coronavirus.

Por su lado, la agencia internacional humanitaria Visión Mundial, instó a los países que cuentan con buenos sistemas de salud a colaborar con las naciones empobrecidas, «donde los niños y sus familias experimentan la pobreza, conflictos sociales y armados, desplazamientos migratorios y vulnerabilidades sanitarias».

«Si el virus alcanza a estos países, será mucho más difícil controlarlo. Necesitan apoyo técnico y financiero urgente para prevenir», manifestó el líder del sector Nutrición y Salud de Visión Mundial, Tom Davis, a través de un comunicado.
Según la institución, en los países que tiene presencia existen altos niveles altos niveles de desnutrición, malaria, VIH, SIDA, tuberculosis y diarreas, enfermedades que incrementa la vulnerabilidad de las poblaciones al coronavirus.

«Es imperativo detener el avance transfronterizo del virus en las naciones más vulnerables, debido al potencial impacto en las poblaciones. Es preciso el apoyo ágil y oportuno de la comunidad internacional para proteger a estas poblaciones», agregó el representante.
agl-mcr/ ABI