Pago de asistencia familiar, el fondo del crimen del niño Jhair en Llallagua

Ayer, Rubén G.Z. debía acudir ante el juez de Llallagua (Potosí) para conciliar un monto de asistencia familiar para su hijo de seis años Jhair M. G. C. Esta audiencia no se realizó porque un día antes la novia de este hombre raptó y asesinó al niño.

“Luego de investigaciones, nos hemos anoticiado de que hoy (ayer) los papás de Jhair debían reunirse en una audiencia para fijar cuánto dinero debía darle el progenitor como asistencia familiar”, dijo a Página Siete el comandante provincial de Potosí, Víctor Hugo Patzi.

La audiencia estaba prevista para las 15:00. Pero esa cita no se llevó adelante, porque a esa hora el pequeño Jhair ya estaba siendo velado.

Patzi contó que el miércoles, Martha, la mamá del pequeño, llevó a su niño -como lo hacía de lunes a viernes- a su escuela. El pequeño ingresó al colegio y ella se fue. 20 minutos después Marlene (de 19 años) -la novia de Rubén- ingresó a la escuela y se llevó al niño. “Incluso firmó el libro de salida”, agregó Patzi.

A la hora de salida, la mamá retornó al colegio y se dio cuenta que el pequeño no estaba. “Vi por la ventana y no lo vi. Mi hijo era bien travieso, siempre saltaba. Cuando me asomé a la ventana, no había nadie que salte”, dijo a Unitel la mujer.

Ese mismo instante ella fue a la Policía para denunciar el hecho. “Algo malo presentía”.

Casi ocho horas después, el niño fue encontrado agonizando en un terreno baldío. Fue trasladado al hospital y falleció.

De acuerdo con el Ministerio Público del departamento de Potosí, Marlene sacó de su colegio al niño supuestamente porque le dolía su estómago.

La fiscal de Potosí, Roxana Choque, explicó que la agresora estaba molesta con el papá del niño. Indicó que aparentemente ambos discutieron porque “de por medio estaba la audiencia de asistencia familiar que él debía dar a su hijo”.

El comandante provincial de Potosí informó que el niño conocía a la agresora. “Le decía tía”, por eso salió de la unidad educativa en los brazos y él la abrazó.

Según las investigaciones, la autora confesa llevó al niño a una casa y en el trayecto compró un yogur y una sustancia fosforada, hizo una mezcla y le dio al pequeño.

“El médico forense estableció que la causa de la muerte fue intoxicación por causa a determinar”, añadió Choque.

La mujer fue aprehendida y confesó que mató al pequeño. El papá también fue detenido.

Luego de conocer el hecho, la población se volcó hacia las oficinas policiales, apedreó el lugar y exigió la entrega de los supuestos autores, pero ambos fueron trasladados a una población cercana, donde se realizó la audiencia.

Ayer, luego de declararse culpable, Marlene se sometió a un juicio abreviado y fue sentenciada a 30 años de cárcel. La autora confesa permanecerá en el penal de Cantumarca.

El padre del niño se sometió a una audiencia de medidas cautelares y la justicia determinó seis meses de prisión preventiva, mientras se determina el grado de participación en el hecho. Él es acusado de complicidad, según la Fiscalía.

Ayer se realizó el velorio del pequeño. En el lugar se hizo un bautizo simbólico. El niño será enterrado hoy a las 11:00, luego de una misa.

“¿Quién me va a devolver a mi hijo?”, dijo la madre, sin ningún consuelo, relató que desde hace año y medio dejó de convivir con el padre de Jhair. El hombre comenzó hace un año otra relación con la autora confesa del crimen.

Fuente: Pagina Siete

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más