Carpinteros rechazan muebles extranjeros

23

Entre las principales preocupaciones de los artesanos en madera de la ciudad de El Alto, es el continuo cierre de varias unidades productivas que pertenecen a la Federación de Artesanos Trabajadores en Madera (Fatma), por causa de la importación de muebles chinos, brasileros y peruanos, llegando a ser competencia desleal y de baja calidad, además de los precios altos que significan estos muebles extranjeros.

Con la premisa de lograr todos los días un mejor producto para el cliente y con modelos innovadores, hace 25 años, don Héctor Delgado, fabrica diferentes muebles de madera, en su taller ubicado en la urbe alteña, donde el trabajo y el apoyo en familia ha logrado que este artesano logre ser uno de los más conocidos en el interior del país.

EL DIARIO, visitó el taller, que todavía conserva algunas herramientas rústicas, como el cepillo y otros que en el trabajo de la fabricación de un mueble todavía son importantes, a pesar de que en la actualidad la tecnología ya ha reemplazado a estas herramientas, pero que no dejan de seguir siendo importantes.

El artesano alteño más conocido como Don Héctor, en su zona, según su relato, logró montar esta fábrica de muebles, luego de haber sido relocalizado de una institución pública, donde prestaba sus servicios y como siempre tuvo esta habilidad en la fabricación de muebles, logró emprender esta planta que hoy es el sustento de sus seis hijos.

“Gracias a Dios, me fue muy bien, aunque primero comencé a trabajar solo, pero de acuerdo a la necesidad de crecimiento y las demandas que comencé a tener hice crecer mi fábrica, donde por momentos tuve hasta 20 maestros y 15 ayudantes, empleados, con quienes logré réditos económicos para mi familia, porque había que aprovechar esa época de las demandas que tuve, además sabemos que en este negocio, cualquier rato puede bajar las mismas”, manifestó.

Debido a la falta de apoyo por parte de las autoridades del Gobierno central, en la parte de la adquisición de la materia prima como es la madera, muchos de los fabricantes de muebles hasta la fecha deben comprar este producto de las barracas, que no siempre tienen un precio acorde a las necesidades económicas que el carpintero tiene, es el caso de Don Héctor que en la actualidad adquiere la madera d este sector, pero que debido a la subida del precio, ahora solo compra para elaborar entre 15 y 30 muebles, lo que antes compraba hasta para 40 a 60.

Uno de los problemas que atraviesa el gremio, es la falta de un mercado seguro que pueda posibilitar la venta de sus productos y de esta manera lograr que suba tanto en capital como las misas ganancias, porque en el momento solo alcanza para el sustento diario y hasta la mantención de la familia.

“Los únicos lugares donde exponemos nuestros productos, son algunas ferias como la 16 de Julio en El Alto, los días jueves y domingo y los mercados de La Paz, donde podemos contar de vez en cuando con puestos que nos posibilite vender, aunque no como quisiéramos, porque para lograr un mejor rédito económico debemos surtir con muebles como roperos, juegos de dormitorio, comedor, hasta livings, siendo que en el caso mío son las cómodas”, explicó el artesano.

Otro mercado que tiene Don Héctor es en el interior del país, que debido a la calidad de productos que fabrica cuenta con la exclusividad de pedidos para varios departamentos.

COMPETENCIA DESIGUAL VENIDA DE AFUERA

Una de las principales preocupaciones de los artesanos de la ciudad de El Alto, es el continuo cierre de las unidades productivas que pertenecen a la Federación de Artesanos Trabajadores en Madera (Fatma), a causa de la importación de muebles chinos, brasileros y peruanos, llegando a ser competencia desleal y de baja calidad, además de los precios altos que significan estos muebles extranjeros.

El secretario General de Fatma, Héctor Delgado, quien es uno de los principales impulsores de la venta y lucha de la conservación de los muebles nacionales, denuncia que ningún gobierno de turno nacional o municipal, dieron el apoyo a los productores de este sector de los muebles a pesar de que es de conocimiento público que de un tiempo a esta parte, los muebles chinos han invadido el mercado nacional.

“Como un solo ejemplo de este problema quiero hacer conocer a las autoridades nacionales que en el caso de mi taller, hace muchos años atrás contaba con varios empleados, porque la demanda era diferente a la de ahora, pero todo ha bajado desde que el Gobierno dio lugar a que todo producto chino pueda ser importado a nuestro país y en el caso de los muebles ha hecho que nuestra producción baje considerablemente”, explicó Delgado.

No existen políticas gubernamentales que puedan reactivar la producción nacional, tampoco existe un mercado seguro para que los artesanos, en este caso de los muebles nacionales puedan exponer sus muebles, esta actitud de descuido por parte de las autoridades, dio lugar a que el artesano nacional tenga que buscar otros rumbos y de esta forma abandonar la mano de obra calificada que tienen, para dedicarse a otros rubros.

Desde que Héctor Delgado, fue uno de los principales impulsores de la exclusividad en la adquisición y promoción del mueble nacional, a la fecha existe mucha diferencia, porque ahora los muebles chinos que son de baja calidad, están invadiendo el mercado nacional.

Héctor Delgado, fue dirigente de su sector desde sus 19 años, pasó por importantes cargos en su organización, como la Confederación de Artesanos de Bolivia y la Central Obrera Boliviana (COB) en su calidad de Secretario de Derechos Humanos.

SONDEO DE OPINIÓN

MARÍA ROMERO

Nosotros pedimos a las autoridades gubernamentales que tengan una mayor preferencia por nuestra producción nacional en muebles, porque ofrecemos calidad y no como los muebles chinos que no están construidos con madera, además la garantía que ofrecemos está sellada por el fino terminado que tenemos, existe mucha diferencia, lo que las autoridades no saben apreciar.

Por otro lado, exigimos la creación de un mercado seguro, para nuestros productos, porque las ferias están llenas de los productos chinos, tampoco contamos con un campo ferial.

MARCELINO ARHUISA

El trabajo que realizan nuestros artesanos, en este caso de los muebles de madera, son garantizados desde hace muchos años atrás, porque su fabricación es fina y de mucha calidad, lo que no es aprovechado en el mercado, debido a que el producto chino en muebles ha invadido este mercado con bajos precios y una calidad que no garantiza su duración.

Pedimos a las autoridades que además doten de materia prima como la madera a nuestros artesanos para que puedan bajar costos en su adquisición, porque al no existir estos beneficios la inversión es muy alta.

HÉCTOR DELGADO

Lamentablemente, los artesanos en madera debemos luchar con el mercado ilegal de la importación del producto chino en muebles, actitud que no da lugar para que nuestros muebles puedan ser adquiridos como antes, porque la competencia en los precios es muy desleal, además de la baja calidad que tienen estos muebles extranjeros.

Exigimos a las autoridades que puedan viabilizar la adquisición de la materia prima de forma directa y sin intermediarios, como son las barracas que elevan el precio de la madera, actitud que nos perjudica mucho en nuestros ingresos.

El Diario.