Venta indiscriminada de juegos artificiales

La venta de juegos artificiales en varias zonas céntricas de La Paz, se vio anoche, ya que personal de la Intendencia Municipal brilló por su ausencia que permitió la proliferación de puestos callejeros en sectores como la plaza Eguino, Tumusla y avenida Buenos Aires, entre otras vías.

A pesar del anuncio por parte de las autoridades de la Intendencia central y la subintendencia de la Max Paredes, de contar con un personal de más de 50 efectivos para el control en las diferentes zonas en el encendido de fogatas y la venta de juegos artificiales, este compromiso no se logró ver en ninguna de estas zonas, donde la venta indiscriminada de estos productos, fue normal, en estos sectores de la sede de Gobierno.

La mayoría de estos puestos de venta se lograron verificar en puestos callejeros, comerciantes inescrupulosas que a pesar de la prohibición de la venta se dieron modos para asentarse en plena calzada, además perjudicando la libre circulación vehicular desde las primeras horas de la tarde de la noche del 23 de junio.

BEBEDORES

De la misma forma la falta de control policial y municipal dio lugar a que se pueda ver la presencia de grupos de jóvenes, quienes en varios sectores de las calles céntricas del macrocentro Max Paredes, y parte de la plaza Eguino y plaza Alonso de Mendoza, pusieron en peligro la integridad física de los transeúntes, donde por el estado de ebriedad en el que se encontraban se notaba el comportamiento agresivo que tenían.

VENTA DE BEBIDAS ALCOHÓLICAS

La venta de bebidas alcohólicas en las tiendas de barrio y algunos puestos callejeros, tampoco tuvo control por parte de las autoridades correspondientes como la Intendencia Municipal y la misma Policía, que brillaron por su ausencia.

Muchas de estas tiendas y en algunos casos kioscos de la avenida Manco Kapac, estuvieron abiertas hasta altas horas de la noche del 23 de junio y parte de este día como es el 24.

QUEJAS

Muchas fueron las quejas de los transeúntes, quienes denunciaron que aquellos grupos de personas que se encontraban en las calles bebiendo, eran grupos de pandillas que no dejaban circular libremente a las personas, quienes en muchas de las ocasiones fueron agredidos hasta asaltados.

El Diario