Vecinos dicen que hay 60 familias en riesgo por crecida de río Lipari

14

Las familias de la zona bajo Umamanta tienen las maletas listas para escapar cuando el río crezca otra vez por las fuertes lluvias. En Lipari, del municipio Mecapaca, desde el domingo, el caudal de este afluente se llevó los defensivos y arrastró los árboles del lugar. Ahora, la corriente amenaza a 60 familias porque sus casas ya están a cinco metros del agua.

Cinthia Ruiz, quien vive en el lugar, contó que los vecinos pidieron ayuda desde la madrugada del domingo y recién el lunes llegó la atención, pero por unas horas. En la actualidad, el caudal del río disminuyó, pero hay varias familias en riesgo.

“Hasta el día de hoy (ayer) se comió como 250 metros de largo y 25 de ancho. Desde la puerta de mi casa al río hay una distancia de cinco metros”, dijo Ruiz. Ante su preocupación – relató- no recibieron respuesta del municipio.

Todo comenzó a las 2:00 del domingo. Esa madrugada los vecinos de la zona se despertaron por los fuertes ruidos del caudal del río, de rato en rato sonaban las piedras en el agua. En esa ocasión, algo más fuerte se escuchaba. Pese a la falta de luminarias, las personas del lugar salieron para ver qué pasaba: los defensivos habían sido destruidos por el río, que además arrasó con el camino y los árboles.

“Primero nos contactamos con la Alcaldía de La Paz porque tienen un número de emergencia. Ellos nos indicaron que no pueden atender porque a raíz de que quemaron la Subalcaldía de Mallasa, ellos ya no tienen competencia en este lugar. En Mecapaca no hay número de emergencia”, contó la vecina.
El tractor que trabajó el día lunes en el sector.

Los representantes de la Alcaldía de Mecapaca no llegaron hasta el día siguiente. “Pasó la noche y al día siguiente vinieron el subalcalde y el Alcalde entre las 9:00 y 10:00. Les mostrarnos como el río se comió el camino y se llevó varios gaviones. Dijeron que empezarían a trabajar el lunes, pero todo el domingo no se movió nada. Ese día, a las 23:00, empezó a llover de nuevo y otra vez el río se llevó una parte del camino”, explicó.

De acuerdo con los pobladores, 60 familias en la zona bajo Umamanta -desde el río Lipari hasta el puente Illanes- están en riesgo por un posible desborde del río. El lunes, la Alcaldía llevó una topadora hasta la zona. Los vecinos pidieron realizar trabajos en el río para encauzar el agua, pero no respondieron a la solicitud, según Ruiz.

Las autoridades locales alegaron que el nivel de agua era alto y la máquina no era la adecuada. “Pedimos que entonces traigan una tornamesa (que era la adecuada), pero dijeron que estaba en otra zona. No nos dieron personal, diésel, motosierra, alambre, nada. Todo salió del bolsillo de los vecinos”, dijo.

Pobladores pidieron ayuda de la Gobernación, pero desde esa dependencia les indicaron que mientras la Alcaldía no declare emergencia, la institución departamental no puede ayudar. “Estamos en el olvido. No tenemos luminarias. Aunque prohibieron el trabajo de los areneros en época de lluvias, ellos continúan”, indicó.
Vecinos se reúnen para ver el impacto del río en la zona.

La Gobernación “recibió las denuncias de los vecinos, pero el municipio aún no se declaró en emergencia”. “Estaban solicitando maquinaria”, indicó .

Vecinos quieren saber si es necesario evacuar el lugar, pero los técnicos de la Gobernación indicaron que realizan informes sobre la situación en el lugar. “Se fueron y no nos indicaron que hasta hoy nadie nos dice si la tierra seguirá cediendo. El piso de la vía ya está rajado. Tenemos las maletas hechas por si necesitamos escapar y buscamos un camino alternativo”, lamentó.

Pagina Siete.

También podría gustarte
Abrir chat
Powered by