Una joven de 20 años crea filtro para agua con cáscara de quinua

Tiene 20 años, estudia Ingeniería Geológica y su mayor preocupación es encontrar una solución a uno de los principales problemas de Bolivia: la contaminación del agua. María Cardozo Robles es la ganadora de la plataforma Falling Walls (Rompiendo muros) con su propuesta de purificar este líquido a través de la cáscara de quinua y representará al país en Alemania.

En tres minutos de exposición en inglés en la UCB y frente a jurados de diferentes especialidades, la universitaria expuso su proyecto y se impuso a decenas de competidores de Chuquisaca, Santa Cruz, Cochabamba, Oruro y Tarija. En noviembre viajará a Berlín (Alemania) para exponer su trabajo “en un certamen mundial de ideas”.

Cardozo cursa su tercer año de su carrera en la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA). En estos últimos meses se ocupó en desarrollar su idea. Tiene claro cuál es el objetivo de su proyecto. “Ni siquiera el agua embotellada es garantizada, nos venden en bolsitas a 50 centavos, pero sabe a cloro y la purificación no es la correcta”, aseguró.

Ante esa situación, Cardozo se preguntó qué hacemos o cómo implementamos los filtros de cerámica que fueron desarrollados por los ingleses. “Ellos mezclaban con cascaras de arroz, que al hornear la cerámica dejaban hoyitos que purifican el agua”, contó y explicó que entonces decidió adaptar este método con cáscaras de quinua.

Destacó que la cáscara de quinua, al ser más pequeña, purifica mejor el agua. Además pasa por otros filtros, como el carbón activado y la plata añadida por electrólisis.

“Las cáscaras de quinuas te dejan hoyitos más pequeños que atrapan mejor las impurezas y bacterias, además contienen saponina que es un espumante y con el mismo, por flotación, se van eliminando elementos tóxicos como minerales, bacterias, virus y elementos sólidos. Aparte rellenamos el filtro con carbón activado e incluimos, con asesoramiento, plata añadida por electrólisis. Estos dos elementos te purifican el agua”, detalló.

Cardozo apuntó que este método incluso soluciona los problemas de contaminación del agua provocados por los residuos tóxicos que generan las empresas mineras en el Oriente y Altiplano del país.

Según la universitaria, el objetivo del proyecto es buscar soluciones a los problemas del agua que se registran en diferentes regiones. Por ejemplo –explicó– en lugares como el altiplano, se presume que hay más contaminación por las mineras. “Por eso se aplicaría el carbón activado, porque absorbe todo y se puede reutilizar. No es tóxico y afecta a la salud a largo plazo. Lo que se usa de plata es mínimo porque es barato”, destacó.

Comentó su preocupación por el consumo de agua de grifo y la presencia de metales pesados en los embalses. “La empresa anterior garantizaba que se podía tomar agua de grifo, pero ahora ya no. Ahora se encontraron metales pesados en las represas. Los centros mineros son los que botan este tipo de materiales, que aunque en cantidades pequeñas, se acumulan”, alertó.

Cardozo empezó a desarrollar la idea con dos compañeros. “Han sido amigos en la universidad y charlando hemos encontrado que teníamos el mismo interés en tema de agua y su contaminación”, recordó.

Los jóvenes aún están desarrollando la idea y según los análisis de laboratorio llegaron a comprobar que se puede eliminar el 99% de las impurezas en el agua. “En teoría si funcionaría, por el tamaño de los poros en el tema de eliminar el virus del escherichia coli (E. Coli), que es el que genera la diarrea”, contó.

Y es que en Bolivia –explicó– “más del 60% de las enfermedades están relacionadas al consumo de agua contaminada, la segunda tasa de mortandad en Bolivia son las Enfermedades Diarreicas Agudas (EDA), que están directamente relacionadas con el agua.

“En la ciudad puede que el agua sea potable, pero en el campo no así y puede dañar más a la gente”, lamentó la joven que en la actualidad perfecciona su proyecto para representar a Bolivia en Alemania y el mundo.

pagina Siete.

Publicidad