Templo del Gran Poder requiere recursos para su refacción total

Una parte de la infraestructura del templo del Señor Jesús del Gran Poder es refaccionada después de 76 años. Pero, estos arreglos no son suficientes porque la parroquia requiere cambios más estructurales. La iglesia apela a los fieles y los fraternos para que ayuden con recursos con el fin de iniciar otros trabajos de restauración en los próximos meses.

“Desde su construcción, en 1943 (hace 76 años), es la primera vez que hacemos la refacción del techo de la iglesia”, contó ayer el párroco del templo, Marcelo Ramírez. Aclaró que entre 2002 y 2005 se hizo un retoque y un cambio de pintura del interior del santuario.

Explicó que la refacción es ejecutada porque se identificó rajaduras en las paredes. “De repente fueron apareciendo, creciendo. Cada vez se mostraron más marcas”, relató el sacerdote.

Indicó que como la iglesia no tenía dinero, los vecinos y los prestes organizaron una kermés. Contó que ellos cocinaron y fue un éxito. “Se recaudó dinero para hacer la refacción correspondiente”, explicó.

Ayer, Página Siete visitó el templo y observó a cuatro albañiles que apuraban su trabajo. “El templo debe lucir radiante para recibir a los miles de bailarines que participan en la entrada del Gran Poder (el sábado)”, dijo.

“Adentro ya está bien”, comentó uno de los albañiles, quien mostraba los arreglos. Pero en el sector se observó que las maderas fueron afectadas por las termitas.

El párroco lamentó esa situación. “Sí, las termitas invadieron las vigas. Según el albañil, se necesita un cambio estructural, pero ya no contamos con dinero. Lo que recaudamos sólo alcanzó para el revoque de las paredes”, dijo preocupado Ramírez.

Según el párroco, las vigas que dan estabilidad a la estructura del templo se debilitaron por las vibraciones de sonidos e incluso por las nuevas construcciones en el sector. Algo parecido sucedió con los adobes de las paredes que se desprendieron poco a poco.

Personal de la Alcaldía de La Paz supervisó la refacción del templo, que fue declarado monumento nacional y departamental desde 2005. “Los técnicos también indicaron que es necesario cambiar las vigas”, aseguró el padre.

El albañil encargado de la refacción solicitó el cambio de las vigas por fierros para dar más estabilidad a la estructura.

El sacerdote dijo que espera que pase la entrada para conversar sobre los arreglos del templo con vecinos y prestes.

En estos días también se mandó a restaurar tres imágenes: San Silvestre y dos del Gran Poder.

Pagina Siete.

Publicidad