Susana Rivero dice que dinero no es por departamento; Carlos Mesa ve montaje

La diputada del MAS Susana Rivero afirmó ayer que Carlos Mesa, candidato de Comunidad Ciudadana, “miente” y que los 30.000 dólares que le depositó en 2009 el excoronel Gonzalo Medina, del caso narcovínculos, no son por la venta de un departamento.

El expresidente sostuvo que la denuncia de la oficialista hace referencia a un montaje, que tiene el fin de desviar la investigación del polémico caso de policías involucrados con el narcotráfico.

El martes, Rivero denunció que Medina, exdirector de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de Santa Cruz, acusado por narcotráfico, depositó en 2009 la suma de 30.000 dólares en la cuenta de Mesa.

Ante esa acusación, el expresidente explicó que entonces prestó a sus padres su cuenta bancaria para que en ella depositen el dinero por la venta de un departamento; y agregó que esa operación fue realizada por el abogado Paulino Verástegui.

Para Rivero, esa explicación es “insuficiente y contradictoria”. Es así que ayer, en conferencia de prensa, la diputada afirmó que los 30.000 dólares no son por la venta de un departamento, pues esa operación comercial recién se habría concretado en 2010.

“La venta del departamento es de 2010 y por 19.000 dólares, no por 30.000 dólares”, aseguró Rivero, quien como prueba presentó la Escritura Pública 20/2010 de compra y venta de un departamento ubicado en la avenida 6 de agosto (zona de Sopocachi).

“El señor Carlos Mesa miente. El país necesita saber de qué es lo que recibió los 30.000 dólares. El departamento se vendió en 2010 por 19.000 dólares. No es la misma plata. Algo está ocultando”, insistió la legisladora, quien exigió al candidato de Comunidad Ciudadana que transparente ese ingreso y su relación con Medina.

“Exigimos esas respuestas. Él es un candidato a la Presidencia, nos tiene que decir si es una persona honesta, o él tiene vínculos con estos narcotraficantes”, dijo Rivero.

La presidenta del Senado, Adriana Salvatierra, afirmó que este caso puede “recaer” en evasión impositiva, pues Mesa declaró –dijo– un valor en la Escritura Pública y otro fue el monto que recibió en su cuenta. “Puede recaer incluso en un acuerdo de partes para evadir impuestos”, indicó.

En respuesta, Verástegui afirmó que la transacción es legal y que el acuerdo para la venta del departamento fue con Rubén Medina (hermano de Gonzalo Medina), quien pidió –subrayó– que el pago sea vía transferencia bancaria. “Es así que Gonzalo Medina hizo el depósito. Además, el departamento era para Blanca Hinojosa. Mesa y Medina ni se vieron las caras, pues Mesa sólo prestó a sus padres su cuenta bancaria”, dijo.

Abraham Quiroga, abogado de Medina, declaró a Anoticiando que el departamento costó 54 mil dólares, de los cuales 30 mil fueron depositados en la cuenta de Mesa. El jurista dijo que desconoce el por qué del registro de 19 mil dólares.

En esa línea, Mesa afirmó que la denuncia de Rivero “es una campaña de mentiras, falsas acusaciones y difamaciones sin límite”, tal como sucedió con los casos: misiles chinos, Quiborax, Camargo Correa y, por último, la supuesta inmunidad para militares de Estados Unidos. “Ayer Gonzalo Medina, mañana cualquier otra infamia”, aseguró.

Carlos Alarcón, abogado de Mesa, señaló que si Rivero considera que los 30.000 dólares provienen del narcotráfico, toda vez que Medina está involucrado en el caso, “por qué el Gobierno, por tres años, designó a Medina como director de la FELCC”.

Rivero, consultada al respecto, manifestó que antes de destaparse el caso narcovínculos, el expediente de Medina “no tenía tacha”, pero al descubrirse el hecho, “ahora sí nos preocupa su relación de Mesa con Medina”.

En ese marco, la legisladora manifestó que irá “donde tenga que ir, porque no soy la que recibe plata de ningún pichicatero”.

Para Mesa, “es evidente que la intención de Rivero es desviar el verdadero tema de este escándalo, los estrechos vínculos entre el narcotráfico y la Policía”.

Pagina Siete.