Shale gas acelerará “transición energética”

TECNOLOGÍA DE GAS DE ESQUISTO ABRE NUEVO CICLO MUNDIAL DEL PETROLEO.

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) recomendó a los países productores de petróleo, como Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Rusia, Nigeria, Irak y Venezuela diversificar sus economías en las próximas dos décadas.

La «transición energética» promovida por el auge del esquisto y las renovables ha incrementado la urgencia de que los grandes productores de gas y crudo diversifiquen sus economías en las próximas dos décadas, alertó en un informe la AIE.

Hace un par de meses, aproximadamente, el Banco Mundial (BM) publicó su informe sobre los precios de los productos básicos (commodities), y en el mismo fijaba un valor promedio para el crudo de 74 dólares el barril.

«Muchos de los principales exportadores son líderes mundiales en tecnologías energéticas avanzadas. Eso les abre un abanico de posibilidades para el futuro», señaló a Efe el director de programas para Oriente Medio y el Norte de África de la AIE, Ali Al Saffar.

Entre tanto, la caída del precio del crudo en el mercado de Texas preocupa al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ya que las inversiones podrían ser afectadas, debido a los costos operativos.

RENOVABLES

La Agencia señala que la subida del precio impulsa las inversiones en energías renovables en los países importadores de crudo, que tratan de abaratar su factura energética, lo que puede amplificar aún más los efectos dañinos para los productores cuando los precios vuelven a bajar.

«Los altos precios de hoy puede tener implicaciones negativas para los productores mañana», indicó Al Saffar, que recalcó además que un barril de petróleo excesivamente caro daña asimismo a los consumidores y ralentiza el crecimiento en el conjunto de la economía global.

Si el barril se asentara en los próximos años en un nivel de entre 60 y 70 dólares, un rango que la AIE describe como un escenario de precios bajos, los grandes exportadores se enfrentarían a unas pérdidas acumuladas de 7 billones de dólares (6,14 billones de euros) de aquí a 2040, si no reforman sus economías.

El Diario