Seis oficiales dados de baja, 20 en proceso

La investigación policial interna dentro del plan de reestructuración y lucha contra la corrupción dispuso la baja definitiva ignominiosa de seis oficiales, entre estos, los exefectivos vinculados al narcotraficante Pedro Montenegro, y otros 20 policías que aún son investigados por diferentes delitos, quienes también podrían ser separados de la instrucción del orden.

El presidente del Tribunal Disciplinario Superior de la Policía, coronel Erick Millares, dio a conocer la nómina de efectivos involucrados con hechos de corrupción, por cobros irregulares por el ingreso a la Academia Nacional de Policía (Anapol), cambios de destino, volteo de drogas y vínculos con redes del narcotráfico y la desaparición de ciudadanos chilenos, por lo que seis efectivos fueron dados de baja. Los restantes 20 están en proceso de investigación.

Los seis oficiales apartados de la institución policial son el excoronel Gonzalo M., el excapitán Fernando M. y el exmayor Kurt B., involucrados con el narcotraficante Pedro Montenegro, el excoronel David F. (quien participo en un spot del 21F) apartado de la Policía según por agravios en contra de esa institución, el expolicía Álvaro M., acusado por cobros irregulares y vínculos con el contrabando, finalmente el exsargento segundo Eloy Q. por tráfico de sustancias controladas.

MEDIDA DISTRACTIVA

Al respecto, el abogado penalista Jorge Santiesteban consideró que apartar a seis miembros de la institución del orden sobre quienes ya se había anunciado esa decisión “no es novedad y menos importante respecto de la magnitud de la corrupción dentro de la Policía” por diferentes delitos.

“Solo en el caso Anapol más de 10 policías son procesados, sumamos los investigados por en caso de violación en la carceleta de Rurrenabaque, y los involucrados en el nuevo escándalo por el volteo de 35 kilos de droga ya sobrepasan los 26 oficiales procesados, sin contar los oficiales que tienen nexos con Montenegro”, cuestionó.

Respecto de los policías vinculados al caso Montenegro, señaló que no había necesidad de mencionarlos porque, ya fueron dados de baja. “Es una medida distractiva para tratar de esquivar la responsabilidad por el caso Montenegro”, afirmó.

En este sentido, dijo que esta separación y el procesamiento a miembros de la Policía no corresponde a la “mal llamada” reestructuración de la Policía Boliviana porque son medidas rutinarias e internas. “Son sanciones a las faltas disciplinarias que siempre se manejó de esa forma” mencionó.

PLAN ANTICORRUPCIÓN

Al respecto, el comandante general de la Policía Boliviana, Vladimir Calderón, señaló que las bajas definitivas responden a un plan para luchar contra los funcionarios policiales que cometen faltas.

Entre los que continúan en el proceso de investigación están el comandante de la Policía de Oruro Romel César Raña denunciado por cobros irregulares por cambio de destino, el coronel Erick Holguín involucrado por el caso Interpol y el general Iván Vladimir Quiroz por el caso Anapol.

Tras el escándalo por corrupción, nexos con el narcotráfico, entre otros, la Policía creó el Departamento Nacional de Control y Seguimiento de Casos Disciplinarios, Penales y Legales.

Las primeras semanas de trabajo de la Dirección Nacional de Seguimiento a cargo del coronel Mirko Sokol se enmarcan en los lineamientos estratégicos para detectar actos de corrupción y un plan de depuración de malos efectivos policiales.

El Diario.