Renuncia de Evo Morales y Alvaro García evidencia fractura del MAS

52

En una tensa plenaria que comenzó alrededor de las 11.15 de ayer, los miembros de la Asamblea Legislativa, dominada por dos tercios del Movimiento Al Socialismo (MAS), mostró un evidente fraccionamiento en dicho partido que aceptó las cartas renuncias de Evo Morales a la Presidencia y de Álvaro García Linera a la Vicepresidencia, después que estos abandonaron el país hace dos meses y 12 días.

La carta fue ingresada a orden del día por dispensación de trámite y leída en medio de gritos de congresistas de Unidad Demócrata (UD), quienes rechazaron la intensión de sus colegas del partido azul de rechazar dicha carta de renuncia.

Tras ser aceptada la dimisión por mayoría simple, los masistas de la fracción radical comenzaron a cuestionar la decisión de sus compañeros porque no existían los votos suficientes para aceptar la dimisión de los exmandatarios.

TENSA VOTACIÓN

Después de conocer el resultado de la votación, la bancada de parlamentarios de Unidad Demócrata abandonó el hemiciclo como una forma de rechazo. La diputada Shirley Franco aseguró que la consideración de las cartas era extemporánea, además no tenía asidero legal porque la sucesión constitucional se da por la salida de Evo Morales hacia México, donde pidió refugio político.

En la testera se encontraban los presidentes de la Cámara de Diputados, Sergio Choque y de Senadores, Eva Copa, quien dirigió la sesión. La tensión en el hemiciclo subió de tono, el senador Omar Aguilar comenzó a leer la carta de Morales en medio de cuestionamientos y al concluir Copa pidió a sus colegas que levanten la mano quienes estaban de acuerdo con aceptar la renuncia.

Tras aprobar la votación, el diputado Flores se acercó a la testera y cuestionó a la titular del Senado porque no había los votos suficientes para admitir la carta.

Lo mismo hizo la diputada Sonia Brito que increpó a Aguilar y cuestionó que no se cumplió con el reglamento de la Asamblea Legislativa. Hubo mucha tensión, gritos y lágrimas de la senadora Adriana Salvatierra (MAS).

DIVISIÓN

La sesión concluyó con la lectura de la carta de renuncia Álvaro García que también fue aceptada por la mayoría de los presentes. En medio de gritos y arengas: ¡Quién se cansa, nadie se cansa; quién se rinde, nadie se rinde!; ¡corruptos! los asambleístas abandonaron el hemiciclo.

Las posturas contrarias de los legisladores del MAS, terminó en una fuerte discusión entre el senador Omar Aguilar, que es parte de la fracción concertadora y el diputado Franklin Flores, identificado como parte de los radicales. Ambos se señalaron con sus dedos acusadores en pleno hall del Palacio Legislativo ante la atenta mirada de los periodistas, sus cámaras y sus reporteras.

Aguilar fue interceptado por su colega diputado Franklin Flores, quien le reclamó que debió contar los votos porque no existían los suficientes para aceptar la renuncia.

En respuesta, el senador calificó de “manipulador” y “corrupto” al diputado, antes de eso, Aguilar le dijo: “¡Vas a pagar por la muerte de (Rodolfo) Illanes, dónde estabas, vas a pagar por la muerte de Illanes!”.

Al respecto, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Choque, negó que exista división en el MAS, a la vez aseguró que están mas fortalecidos y que se respetan las posturas distintas de sus compañeros de partido.

IMPUGNACIÓN

Tras la discusión que surgió entre los legisladores del MAS, el diputado Flores, anunció que él junto a un grupo de sus colegas presentarán una impugnación a la aceptación de la carta de renuncia de ambos exmandatario. Aseguró que en el pleno no existían los votos correspondientes para aceptar la renuncia de morales y García.

Empero, Omar Aguilar, aclaró que de acuerdo al reglamento de la Asamblea Legislativa, solo era necesario contar con simple mayoría para aceptar la renuncia de los exmandatarios y no los dos tercios como aseguró su compañero de partido.

REACCIONES

Carlos Mesa, el expresidente y candidato a la reelección por la alianza Comunidad Ciudadana (CC), consideró que la determinación asumida por la ALP “desmiente ante el mundo la absurda tesis de que en Bolivia hubo un golpe de Estado”.

El Diario.