Recriminan manipulación informativa de medios estatales

En los últimos días los medios estatales y “para gubernamentales” realizaron una manipulación indiscriminada en torno a una declaración del exvocero de Comunidad Ciudadana (CC) Diego Ayo sobre los presuntos 10 millones de dólares para campaña electoral de la organización opositora al MAS. El manejo de datos y la manipulación informativa fue recriminado por actores políticos y periodistas que identificaron una clara “tergiversación” de datos en función a los intereses del Gobierno de Evo Morales.

La representante de la Alianza Comunidad Ciudadana (CC) en el departamento de La Paz, Beatriz Álvarez, lamentó que los medios oficialistas hayan olvidado que su rol debe ser imparcial, sin mentir a la población como lo hicieron, especulando sobre el monto que CC tendría para hacer campaña.

“Es alarmante cómo los medios de comunicación estatales armaron todo un enredo con el presupuesto que tiene CC para la campaña. Faltaron totalmente a la verdad y sobretodo tergiversaron la información interpretándola a su manera, porque en ninguna parte de la entrevista de Ayo se lee que Comunidad Ciudadana tiene diez millones de dólares”, advirtió.

Álvarez aclaró que los medios de comunicación estatales deben estar al servicio del Estado y no del Gobierno como sucede ahora. “Actualmente existe un mal uso de esos medios donde su prioridad son las transmisiones de actos donde sólo participa el Presidente, incluso sus partidos de fútbol, que a casi nadie interesa”, lamentó.

A su turno, el periodista Iván Rada coincidió con Álvarez al afirmar que los medios estatales tergiversan la información, y que en muchos casos sacan de contexto una respuesta a una entrevista de otro medio, para responder a la línea editorial que, en este caso responde a intereses políticos del Gobierno.

“La Agencia estatal que más parece gubernamental, publica información a favor del Gobierno. Un periodista no se inventa los titulares, se basa en declaraciones que una fuente informativa nos puede dar”, advirtió.

Apuntó que la agencia estatal jamás da cobertura a la oposición, salvo que esta sea funcional a los intereses políticos y de propaganda para el Gobierno.

A través de una nota de prensa, el jueves, CC reveló que él presupuesto presentado al Tribunal Supremo Electoral para la campaña es poco más de 52 millones de bolivianos, sin embargo, aseguró que no tiene ese dinero y no sabe si lo recaudará.

“Comunidad Ciudadana presentó al Tribunal Supremo Electoral un presupuesto de Bs 52.558.110, para atender las necesidades en materia de comunicación, investigación, organización, viajes, logística y otros, propios de una campaña electoral que debe realizarse en todas las poblaciones del país donde residen compatriotas”, dice la nota.

EJERCICIO DEL PERIODISMO

Rige en el país el Código de Ética Periodística, que será aplicado por el Tribunal Nacional de Ética. Recoge principios universalmente reconocidos para la autorregulación y el ejercicio ético del periodismo y buscará garantizar el derecho a la información y a la comunicación, que está reconocido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos (art.19), en la Convención Americana de Derechos Humanos (Art.13) y en la Constitución Política del Estado de Bolivia (Art. 21 numerales 3, 5, 6; Art 106 y Art.107)

Algunos puntos señalan:

Informar con exactitud, equilibrio, veracidad, oportunidad, pluralismo y contextualizando los contenidos.

Presentar las distintas facetas de la información, tomando en cuenta necesariamente, las diversas fuentes correspondientes al suceso.

Presentar la información claramente diferenciada de los comentarios. En ningún caso; la información debe ser mezclada con opinión o condicionada por publicidad comercial, publicidad o propaganda política o por cualquier otro tipo de presión.

Asimismo, manifiesta que propietarios de medios públicos y privados, directores, editores, periodistas, trabajadores que tengan que ver con las tareas informativas o se involucren con ellas, así como quienes expresen opiniones a través de los medios no deben:

Difundir informaciones falsas ni tendenciosas ni guardar silencio, parcial o total, sobre hechos noticiosos.

Utilizar su influencia como periodistas para obtener ventajas personales de cualquier índole, que vayan en desmedro de la calidad informativa.

El Diario.